Will. Rock. You

03-04-2022
Quiero que sepas
Ojalá, República Dominicana

Han pasado ya siete días desde la celebración de los Óscars. Además del desagradable y muy comentado momento violento, sucedido aquella noche, las conversaciones en las redes sociales (en especial Twitter, explicado magistralmente por Rocío Díaz en este artículo en #ComunidadOjalá) y los apoyos a uno u otro, quiero hablar un poco de las «razones» y sus defensas.

Como es costumbre, los memes basados en el preciso momento de la cachetada de Will a Chris han sido usados para todo y por todos. Negocios, influencers, tuiteros y cuentas parodias encontraron en él la forma adecuada de engancharse a la conversación. 

Momentos después del grotesco acto, en ese mismo escenario, se aplaude al abusador y, desde muchos lados, se defendían sus razones y postura. «Vamos, que a cualquiera le pasa, que está defendiendo a su mujer».

Las razones de Will Smith: el amor, siempre defenderá a su familia y fue usado por el diablo.

Para un abusador siempre habrá razones y justificaciones a la mano. Esta fue una agresión a Chris, a Jada, a los espectadores, productores del premio, a la Academia y a la misma carrera de Will. Lo construido en años, destruido en pocos segundos.

El amor y la familia no se defienden a bofetadas. Y con esas justificaciones, pasa igual con las mujeres sometidas al abuso en República Dominicana y el mundo, revictimizadas por autoridades y por quienes conocen sus casos. Si no me creen, recordemos algunas de las «defensas» que leemos y escuchamos sobre sus situaciones: «algo hizo para merecerlo», «no debió o debió hacer» o «seguro lo hartó». Porque para muchos, el golpe arregla, educa y resuelve. 

Históricamente, en nombre del amor, de las religiones y hasta de la democracia se cometen muchas locuras. Televisadas o no, siempre deben condenarse, por el presente y por el futuro. 

Así como la paz no se consigue a bombazos, La violencia, salga de donde salga, no se justifica. Y esto va sobre Will, sobre Chris y sobre todos.