ONU revela secuelas de la pandemia en países en desarrollo

13-04-2022
Salud
TeleSur

El elevado costo de financiar la deuda ha paralizado la recuperación de la mayoría de los países en desarrollo, tras la pandemia de la Covid-19, aunado a los recortes en el gasto destinado al progreso económico y social, lo que limita la capacidad de responder a choques futuros, de acuerdo con Naciones Unidas.

Así lo recoge el «Informe para el Desarrollo Sostenible 2022: Cerrando la Gran División en el Financiamiento», el cual señala que mientras que los países ricos fueron capaces de apoyar la recuperación de la pandemia con cantidades récord de recursos conseguidos a tasas de interés muy bajas, los países más pobres gastaron miles de millones de dólares en el servicio de la deuda.

La pandemia de la Covid-19 llevó a 77 millones de personas adicionales a la pobreza extrema en 2021, y a finales del año, muchas economías permanecían en niveles inferiores a los del año previo al estallido de la epidemia. 

El informe estima que el PIB per cápita de 1 de cada 5 países en desarrollo no alcanzará los niveles observados en 2019 sino hasta finales del año próximo, aunque ello sin tomar en cuenta los posibles impactos de la guerra en Europa del Este.

La subsecretaria general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Amina Mohammed, señaló en la presentación del informe:

«A medida que nos acercamos al punto medio de financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los resultados son alarmantes. No hay excusa para no actuar en este momento decisivo de responsabilidad colectiva, para asegurar que cientos de millones de personas salgan del hambre y la pobreza. Debemos invertir en el acceso a trabajos decentes y verdes, protección social, salud y educación sin dejar a nadie atrás».

El informe menciona que, como promedio, los países en desarrollo más pobres pagan 14 por ciento de sus ingresos en intereses asociados a su deuda, casi 4 veces más que los países desarrollados, los cuales pagan 3,5 por ciento. A nivel global, muchos países en desarrollo se vieron forzados de hacer recortes en presupuestos destinados a la educación, infraestructura y otros gastos en capital como resultado de la pandemia. 

La guerra en Ucrania empeorará estos desafíos y traerá consigo otros adicionales, con costos mayores de energía y de materias primas, obstáculos a la cadena de suministro, presiones inflacionarias más altas acompañadas de crecimiento económico más bajo y una mayor volatilidad en los mercados financieros.

El estudio de la ONU recomienda acciones acelerar los alivios a la deuda y la expansión a los países de ingreso medio altamente endeudados, acuerdos sobre swaps de deuda y la reasignación de 100,000 millones de derechos especiales de giro no utilizados a países que los necesitan. 

El informe es un producto conjunto del Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre Financiamiento para el Desarrollo, el cual está compuesto por más de 60 agencias de de Naciones Unidas y organizaciones internacionales. 

Fuente: