Bloqueo, vacunas y solidaridad

Anjá | Salud
23-06-2021
Ojalá, República Dominicana

Este 23 de junio la Asamblea General de  las Naciones Unidas vota el proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU contra Cuba”. Hace ya 60 años, seis décadas de un bloqueo criminal que cuesta al pueblo cubano escasez de muchas cosas imprescindibles para la vida de cualquier persona en cualquier país del mundo.

En condiciones de pandemia, el bloqueo se hace mucho más difícil, y peor aún con las más de 140 medidas añadidas por el gobierno trumpista a la odiosa ley Helms-Burton y todas las que ya antes se aplicaban contra Cuba.

Pero el pueblo cubano es más grande cuanto más se ensaña el imperio contra él y su creatividad y solidaridad junto a la planificación y desarrollo científico tecnológico logrado por el socialismo lo han llevado a una victoria que salva no solo vidas cubanas, sino de todo el mundo en las  misiones internacionales de las 57 brigadas Henry Reeve a 40 países.

Pero el  logro monumental de la ciencia biotecnológica cubana es haber desarrollado en solo diez meses, en medio de la pandemia y de un bloqueo recrudecido, cuatro candidatos vacunales de los cuales ya dos son vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS): Soberana 2, con 62% de efectividad, y Abdala con 92%.

Esto sólo se puede valorar en su justa dimensión sabiendo que, de los 47 candidatos registrados en la OMS dos son cubanos y exitosos y que no se puede decir lo mismo del candidato Curevax ni de la CSL de la Universidad de Queensland, apoyadas por fondos internacionales de la CEPI. La primera sólo consiguió 47% de eficacia y la segunda ni siquiera terminó los ensayos clínicos de fase dos.

Entonces, hay que reconocer la labor titánica de un pequeño país bloqueado por sesenta años, amenazado de asfixiarlo, pero cuyo gran pueblo y sus líderes han dicho: “No más Bloqueo” y en  medio de la pandemia han sobrepasado la opresión impuesta por el país más poderoso del mundo. Ahora toca al mundo responder votando en las Naciones Unidas: ¡No al bloqueo! ¡Sí a la vida! ¡Cuba salva vidas!