Libres y rehenes

25-04-2021
Quiero que sepas
Ojalá, República Dominicana

Despiertas y lo primero que haces es mirar tu celular. 

Sientes que tiembla la tierra y al segundo vas a Twitter a leer los innumerables “tembló”, en el timeline. Yo también.

Es ahí donde todo parece estar hecho y donde queda mucho por hacer.

En las redes queda claro el poder de la conexión, de unirse y reunirse.

Ahí somos productores y consumidores de información y, dependiendo del tema,  activistas o pasivos.

Entramos para ser visibles, con necesidad de hacernos sentir. Vendemos, compramos, ganamos y perdemos. 

Es donde se hace periodismo ciudadano y comunitario. Donde se practica el pensamiento colectivo y también prima el individualismo.

Somos lo que somos u ocultamos lo que realmente somos. Aprendemos, nos divertimos, somos sabios e ignorantes. 

Hay alegrías, momentos duros, nos quejamos, celebramos, vemos persecuciones, dramas y tramas, como toda buena película. Hay sobreinformación pero no nos hace mejores informados.

Hay sorteos entre creyentes y agnósticos luchando por la razón. Como si fuera necesario justificar y colonizar el pensamiento del otro. 

En las redes somos libres y rehenes.  Tenemos el poder de hacer cosas y donde los demás lo permiten. 

Sirven para hacer política y, sobre todo, para entender que un like o un rt no es un voto.

Con los comportamientos habituales que tenemos en las redes, queda clara la necesidad de sentirnos parte de algo, de conectarnos con otros y de encontrar nuevas formas de socializar. 

Por supuesto, hay muchísimo más de lo que he escrito en estas líneas

Y cierro con las siguientes preguntas: ¿Qué estamos haciendo para hacer de ellas un lugar habitable? ¿Qué haces para que sea un espacio sano y de solidaridad?

Las “benditas redes sociales”