“Las escuelas son sitios seguros” ¿Para quién?

Quiero que sepas
01-03-2021
Ojalá, República Dominicana

⏱️2.19

El interés  privado por empezar clases presenciales en centros educativos públicos y privados en marzo sin que haya concluido el Plan Nacional de Vacunación pone en riesgo a los estudiantes y sus familiares. 

Se ha querido posicionar en la mente de la población la idea de que la elaboración de un protocolo brindará seguridad a sus hijos  en las aulas, cuando en realidad el verdadero problema es hacer que se  cumpla  de manera efectiva y permanente.  

Observen lo “seguro” que  será para sus hijos el retorno a la escuela; que  el  padre o tutor deberá firmar “un documento de descargo de responsabilidades”. 

Además, la expresión de EDUCA es bastante gráfica cuando dice: “las escuelas son sitios seguros, si se aplica la debida protección sanitaria”. 

Todo lo antes expuesto debe motivarlo a usted a hacerse esta pregunta:  ¿Para quién es en realidad que son las escuelas sitios seguros?  

Es decir, han montado toda una campaña para convencernos de que mandar a nuestros hijos a las aulas es “seguro”. Sin embargo, quienes tendremos que cargar con las consecuencias del incumplimiento de  los “protocolos seguros” en los planteles escolares o en el camino somos nosotros. 

Es importante que usted sepa que ni las autoridades educativas, ni tampoco esas entidades privadas estarán en capacidad de garantizar que los niños mantengan  distanciamiento físico, uso permanente de  mascarillas y lavado de manos frecuente durante el tiempo que duren en los planteles. 

Eso humanamente es imposible, a menos que importen “soldados espartanos”.  Si lograrlo fuera tan sencillo, ¿por qué entonces es necesario que los padres  firmen un documento de descargo de responsabilidades? 

 A esto agréguele que los estudiantes cuyos padres no tengan medios propios de transporte, al igual que los que se desplazan a pies desde y hacia sus casas quedaran a merced de la contaminación del entorno. 

La manera como se está abordado este  tema tan delicado,  da la impresión  de  que estamos en un país en donde ya está todo el mundo vacunado o  el riesgo de contagio  por covid 19 ya desapareció. 

Una muestra de lo “consistentes” que son los protocolos en nuestro país y los responsables que son  los que deben velar  por  aplicarlos es que al día de hoy ya hay muchos centros comerciales, restaurantes, lugares públicos, entre otros,  en los cuales sus dueños no mantienen los famosos protocolos ni tampoco autoridades que obliguen a mantenerlos, ni hacerlos  cumplir. 

A partir de esta realidad, parecería un exceso innecesario que faltando poco más o menos de tres meses para concluir el presente año escolar y con el Plan Nacional de Vacunación en marcha,  se quiera  imponer ahora  el retorno a las clases presenciales de niñas y niños. 

Tal vez se pretende dulcificar los riesgos de contagios que aún persisten en el territorio nacional, con un propósito diferente al que han expuesto públicamente.  Por si fuera poco, la tasa de positividad sigue encaramada sobre el 12%.