En el pesebre

Quiero que sepas
02-12-2021
Ojalá, República Dominicana

Llegó la Navidad y con ella las tradiciones, los reencuentros de familias, los aguinaldos y las lucecitas en ventanas y balcones.

Esta época del año casi siempre invita a un repaso de la vida, este año las campanitas suenan tristes para mucha gente.

Triste Navidad para los miles de personas que el gobierno canceló y no han recibido el pago de sus prestaciones.

Todavía hay jóvenes que no han podido volver a la universidad o liceo después del cierre por pandemia.

Miles de pequeños negocios siguen sin despegar por falta de apoyo.

Terminamos el año con el gobierno entregando las Edes, las tierras del CEA y otros bienes al sector privado.

Los precios de los alimentos se pasaron de contentos y cada vez la gente puede comprar menos.

La salud se volvió un lujo y los medicamentos para los pobres están escasos en las Farmacias del Pueblo.

Las mujeres cierran el año sin un Código que las proteja y menos políticas públicas que apoyen su desarrollo.

Se van a mover como siempre los chleitos del doble sueldo y cuando pasen las fiestas, otra vez a la prángana.

El Gobierno del Cambio está de fiesta y en Palacio se baila el logro de habernos hecho más pobres y más vulnerables.

Y uno quisiera cantar como antes a las  Campanitas de Belén, pero la voz se quiebra al pensar que en está Navidad, la gran mayoría del pueblo dominicano las van a pasar arimados en un pesebre.