Como cuando pasa el huracán…

24-01-2021
Quiero que sepas
Ojalá, República Dominicana

Escrito por @RamonTejedaRead.

Gestionar una crisis es un desafío para cualquier gobierno. Meta principal debe ser aliviar sus efectos nocivos y evitar que puedan empeorar las condiciones materiales de existencia de las familias.

En el examen de estos cinco meses y del desafío que enfrenta, el gobierno actual se quemó. Y dicen que, para muestra, un botón. La muestra que hasta ahora han dado las actuales autoridades no puede ser más infeliz.

No es solamente el pa’lante y pa’trá del estado de emergencia y la improvisación que denuncia. Es peor el descuido en la planificación y el contubernio con ciertos sectores han traído la inflación, así como el aumento del costo de la vida.

Según algunos estudiosos del tema, la inflación es el impuesto más inhumano.

La inflación disminuye de un tacazo los ingresos de la gente, aumenta sus preocupaciones y desgracia aún más la vida de quienes no tienen una entrada segura.

En estos cinco meses hemos visto subir de precios artículos que se habían mantenido estables por casi  dos décadas. Hablamos de alimentos como el huevo, el pollo, el arroz, el aceite, entre otros, y de los materiales para la construcción, incluyendo un incremento brutal del costo del cemento.

En estos cinco meses se ha asestado una puñalada mortal a las familias y a su economía y el gobierno parece no enterarse.

Para empeorar la situación, en medio de las crisis de salud, social y económica, se ha lanzado a las calles a decenas de miles de dominicanos y dominicanas y se ha hecho con odio y argumentando razones políticas. 

Es decir, en pleno siglo XXI, persecución política, violación de derechos y abuso de poder. Millares aún no han recibido el pago de sus prestaciones cuando se han malgastado cientos de millones con el mayor desparpajo.

El menoscabo de muchas instituciones es evidente. El deterioro de sus servicios empieza a sentirse.

Como cuando pasan los huracanes, cuando amaine la pandemia veremos el desastre. No solo el de la pandemia, sino también el de la incompetencia.


En el manejo de la crisis el gobierno no sólo se ha quemado, sino que la ha empeorado. Y eso es muy grave.