Colmados y panaderías en dificultad

Quiero que sepas
24-08-2021
Ojalá, República Dominicana

Están en dificultad porque, por la misma cantidad de dinero, sus clientes ahora compran (reciben) menos alimentos por el alza en los precios.

Venden menos pollos, menos arroz, menos plátanos, menos aceite, menos leche, menos chocolate, menos guandules, menos habichuelas giritas, menos café, menos azúcar, menos pan, menos salami.

Y como todo sube y sigue subiendo, para reponer inventario, los comerciantes deben juntar, en cada ocasión, más dinero. Se están descapitalizando en la incertidumbre.

Ayer se supo que el saco de harina de trigo con la que se fabrica pan, galletas, bizcochos, subió 350 pesos. Costaba 1,800 pesos; a partir de ayer, 2,150 pesos. Había subido en noviembre, volvió a subir ahora.

Hace dos meses hubo una reunión pública en el Palacio Nacional encabezada por el presidente de la República, con funcionarios del gobierno y empresarios cuyo propósito era frenar el alza de precios. Se escucharon propuestas y se anunció la creación de mesas de trabajo para encontrar vías de remediación.

En dicha reunión, que se transmitió en vivo, prevaleció el ánimo de no alarmarse, pues dichas alzas se entendían como transitorias y de origen externo. Con el correr de los días, los precios volverían a su nivel, se dijo y así quedó como valoración mayoritaria.

Sin embargo, se hicieron propuestas de remediación, como aquella de tomar el costo prepandemia y no actual de la mercancía, transporte y seguro marítimo para fines impositivos en Aduanas.

Al parecer, dicha propuesta no se acogió.

Resulta además que tal «alza de precios transitoria de origen externo» (¿seis meses, ocho meses, un año?) la pueden resistir unos negocios más que otros. Unas familias más que otras.

Si se prolonga la llamada «alza transitoria de precios», me temo que muchas mipymes, entre ellas colmados y panaderías, habrán quebrado, habrán desaparecido y habrán muchas familias con la salud de sus miembros muy comprometida por hambre.