Algo salió mal

Quiero que sepas
20-07-2021
Ojalá, República Dominicana

El fracaso gubernamental en construir e instalar un relato sobre la mejora del salario mínimo a los trabajadores, anunciada como buena noticia y acontecimiento histórico, ha puesto en riesgo otro relato en gestación: el de la mejora fiscal (llámese ajuste, reforma o pacto fiscal).

La torpeza comunicacional fue aún más allá afectando el esfuerzo hecho en instalar el relato muy bien estructurado que dice así: «RD vive shock inflacionario pasajero de origen externo».

Al parecer, la ansiedad por deslumbrar y el exceso de confianza en gestionar emociones populares, impidió al Gobierno medir la fuerza de la realidad.

Porque inmediatamente se supo que la mejora salarial sería de 14 % y no de 24 %.

Que será muy limitada, porque no habrá mejora salarial para los trabajadores de hoteles, bares y restaurantes, de empresas de zonas francas, de la construcción y tampoco para los empleados públicos.

Que no la habrá para los trabajadores reclasificados que pasaron este 16 de julio de laborar en una empresa grande a cobrar en una mediana y los que trabajaban en una mediana, ahora, con la reclasificación, descubren que su salario será el equivalente al de una pequeña empresa.

Que no habrá mejora salarial para los que trabajan en empresas, negocios y comercios informales, que constituyen el 54 % del tejido empresarial dominicano.

El resultado ha sido catastrófico: energizó en la población la angustia por el alza de precios (que no cede) y situó la mejora salarial como «insuficiente o inexistente».

La mejora fiscal tiene hasta el 31 de octubre para ser introducida al Congreso. Luego de este traspié comunicacional, no es de extrañar el malestar del ministro de Hacienda.