De metaverso en metaverso

30-11-2021
Ciencia, Tecnología e Innovación
Ojalá, República Dominicana

¿Piensas que el metaverso es una idea exclusiva de Mark Zuckerberg? 

Con todo y que tiene el potencial de ser una pésima idea en el largo plazo, otras compañías han estado compartiendo su visión con respecto al metaverso. 

Antes de entrar en detalles, que quede claro que el metaverso, sin importar quien lo defina, no es más un mundo alternativo donde realidad aumentada y virtual se mezclan para ofrecer un escenario lleno de posibilidades.

Según la visión de Zuckerberg y Meta, aquí habrá espacios para trabajar, jugar, explorar y divertirse. Según la visión de Microsoft, que aprovechó su evento Ignite para hablar de su metaverso, este espacio enriquecería las aburridas reuniones de trabajo que se hacen por Teams al aportar un elemento de inmersión. 

En ambos metaversos, los participantes asumen un avatar, una versión virtual de nosotros mismos. Quizás la principal diferencia entre las propuestas de Meta y Microsoft es que la segunda no exigirá el uso de un casco de realidad virtual para entrar a ese mundo. Aún así, los mejores resultados se aseguran con el uso de estos aditamentos. 

Para Microsoft, el metaverso es una oportunidad de integrar la plataforma holográfica de comunicación y colaboración Mesh y las gafas de realidad aumentada HoloLens en un producto tan icónico como lo es Teams. Ahora que pasamos de trabajar casi 100 por ciento del tiempo desde casa a esquemas híbridos más relajados, hace sentido explorar nuevas formas de interactuar con esta herramienta. 

Por supuesto, Microsoft no es la única que está hablando de metaverso. Nike, por ejemplo, anunció días atrás sus planes de vender mercancía virtual en estos mundos, algo que conecta con el tema de monedas virtuales que Meta pretende implementar más adelante.

Nvidia, conocida por sus unidades de procesamiento de gráficos (GPUs), tiene también su versión del metaverso. Esta se llama Omniverse y se define como un espacio escalable y multiGPU de creación, colaboración, simulación y diseño.

El omniverso de Nvidia debutó en beta en diciembre pasado, pero ahora que el metaverso está de moda se aprovechó para anunciar algunas novedades, entre ellas Omniverse Avatar, para la creación de avatares, y Omniverse Replicator, un motor que genera las grandes cantidades de datos requeridas para entrenar redes neuronales. 

¿Hasta dónde llegaremos con este asunto del metaverso? Decentraland, un entorno virtual basado en la blockchain Ethereum, podría servirnos de guía. 

Abierta al público desde febrero de 2020, Decentraland está poblada por avatares, cuenta con su propia criptomoneda -MANA-, y ha sido escenario de al menos un concierto virtual. Decentraland es, efectivamente, un metaverso, y quizás lo más impactante sea que en este entorno virtual se pueden comprar terrenos por sumas millonarias. 

Días atrás, Metaverse Group, una subsidiaria Tokens.com que nada tiene que ver con Meta, pagó el equivalente a 2.4 millones de dólares por un terreno ubicado en el distrito de modas de Decentraland. Este será usado para eventos virtuales de moda y venta de prendas de vestir también virtuales. 

Sin duda alguna, en un futuro no muy lejano estaremos yendo de metaverso en metaverso, y de ahí… al abismo.