De criptomonedas a GovCoins

Ciencia, Tecnología e Innovación - 09-06-2021
Rocío Díaz
Ojalá, República Dominicana

De criptomonedas, salvo la loquísima especulación que les caracteriza, el grueso de la población mundial sabe muy poco.

Sin embargo, por aquello de que a la gente le gusta el dinero fácil y que hay en potencia muchas ganancias asociadas a ese mercado, muchos son los que caen en ganchos que no pasan de ser pirámides financieras.

La cosa está que hasta por Telegram aparecen unos perfectos desconocidos que andan ofreciendo una entrada al mundo de las criptomonedas que garantiza «jugosas ganancias».

Se ha dicho hasta la saciedad que ese tipo de declaraciones encierran un fraude, pero la ambición es sorda, y eso explica por qué desde octubre 2020, según la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC), 7,000 personas han perdido cerca de 80 millones de dólares por fraudes asociados a criptomonedas.

El hecho de que algunos de estos artistas del engaño se escudan en la figura de Elon Musk, fundador de Tesla y, hasta nuevo aviso, un abanderado de estas monedas digitales, no ayuda.

No sabemos la gran cosa de criptomonedas, blockchain y demás, pero el tema está tomando giros tan intensos que los gobiernos están buscando la manera de controlar las cosas a través de GovCoins.

Las GovCoins serían igualmente monedas digitales, pero a diferencia de Bitcoin y otras criptomonedas, estas estarían respaldadas por el banco central que las emita.

Uno de los grandes problemas de las criptomonedas, y la razón por la que el tema se entiende tan poco, es que no están respaldadas por nada. Por ese lado, las GovCoins darían confianza, con la ventaja de que gozarían de los mismos beneficios asociados a las criptomonedas, incluyendo la rapidez y fluidez de transacciones.

Aun cuando sería un tipo de moneda más flexible, que daría entrada a la población no bancarizada a servicios de este tipo, se prevé que las GovCoins podrían convertirse en arma de doble filo en el caso de gobiernos autocráticos. Asimismo, según se denuncia, podrían poner en jaque la existencia de la banca tradicional.

Mientras esto ocurre, en El Salvador está a punto de declararse a Bitcoin -la primera y principal de las criptomonedas- como moneda de curso legal, movida que busca evitar que los bancos centrales del mundo sigan teniendo incidencia negativa sobre esa economía y que además busca promover la inclusión financiera entre una población que mayormente se maneja en efectivo. 

La decisión, anunciada vía video por el presidente de ese país, Nayib Bukele, durante el desarrollo de la conferencia Bitcoin 2021 en Miami el pasado fin de semana, pone a El Salvador en el centro del debate en torno a las criptomonedas y su pertinencia y conveniencia, generando quizás más preguntas que respuestas.

En un próximo artículo abundaremos al respecto.