Lealtad y gratitud a los productores del campo dominicano

Te lo aSegura Foster
13-09-2021
Ojalá, República Dominicana

Gracias al gran impulso logrado por la actividad agropecuaria, nuestro país mantiene crecimiento real en el presente año.

Una alegría, pues a pesar de la pandemia no le han faltado, aunque sí escaseado, los alimentos básicos -salvo el pollo- al pueblo dominicano.

Al igual que en años anteriores, siguen creciendo las exportaciones, principalmente aquellos rubros que, durante el período de gobierno 2012/2020, encabezado por Danilo Medina, lograron notable crecimiento de producción, oferta local y exportación.

Productos cuyo esplendor se alcanzó gracias a la sabia política agropecuaria del Gobierno anterior y del extraordinario apoyo que recibieron.

El cigarro de tabaco, aguacates, guineos, mangos, hortalizas producidas en ambiente controlado (invernaderos) y otros productos, iniciaron su crecimiento en producción y exportación en el período 2012-20.

Bien harían las actuales autoridades en continuar y no desmontar aquellas políticas que llevaron prosperidad y bienestar a los agroempresarios grandes, medianos y pequeños del campo dominicano.

Ningún Gobierno tiene derecho a ponerse a dañar las cuantiosas inversiones realizadas y el trabajo de familias y comunidades por el solo capricho de denostar y favorecer a unos pocos allegados políticos.

Los productores del campo dominicano requieren y merecen recibir desde el Estado y Gobierno certezas, seguridad, predictibilidad, apoyo en la innovación y tecnología, reconocimiento y estímulo para conquistar nuevos mercados.

Y también lealtad, compromiso de las instituciones del Estado con los hombres y mujeres del campo.

En un comercio internacional que se desglobaliza, vale mucho, importa mucho, la fortaleza que exhibe el campo dominicano.

Gracias a esa fortaleza de la producción agropecuaria y aún a pesar de inexplicables aumentos de precio, se cubren las necesidades de alimentación de los dominicanos y dominicanas y recibimos dólares con sus exportaciones que protegen la economía dominicana.