Evolución de la producción agropecuaria 2012-2019

01-02-2021
Producción Alimentaria
Ojalá, República Dominicana


Según las consideraciones de los diferentes líderes de opinión y de los productores del sector agropecuario, no está en discusión que el periodo gubernamental bajo la dirección del Partido de la Liberación Dominicana, que encabezó el presidente Danilo Medina, ha sido el de mayor desarrollo y crecimiento de la producción agropecuaria en la República Dominicana; así lo demuestran las estadísticas oficiales elaboradas por el Ministerio de Agricultura, el Banco Central, entre otras instituciones. 

Del análisis de dichos documentos, hacemos un resumen del comportamiento de los principales rubros como son: arroz, habichuela, plátano, pollo, huevos, leche, carne de cerdo y vegetales, entre otros.

Durante el periodo, bajo análisis, en la producción de arroz se obtuvo un crecimiento de 29.99%, al pasar de 10,843,642 quintales en el 2012, a 14,094,658 al finalizar el año 2019, para una variación absoluta de 3,251,595 quintales del cultivo.

La producción total en estos años alcanzó unos 99.4 millones de quintales, para un promedio anual de más de 12.4 millones de quintales por años y se cultivaron 21.8 millones de tareas, lo que promedia 2.4 tareas por años, con un rendimiento promedio de 4.6 quintales por tarea.

En tanto, el cultivo de habichuela roja presentó una variación absoluta de 11,983 quintales durante el periodo, ya que la producción alcanzo unos 10.7 millones de quintales. 

En lo referente a la producción de plátano se produjo un significativo incremento pues en el 2012 la producción de este rubro era de 1,927 millones de unidades y para el 2019 alcanzo los 2,517 millones de unidades, para una variación absoluta de 590.1 millones de unidades y una variación relativa de 30.6%. 

De igual manera, el guineo es uno de los rubros de gran vocación exportadora y también tuvo gran impacto en la producción, que era de 35,588 millones de unidades en el 2012 y que pasó a 44,433 millones de unidades al finalizar el 2019, con una variación absoluta de 8,845 millones de unidades, lo que representa un incremento de 24.85% durante todo el periodo.

La producción de carne de pollo, de gran importancia e imprescindible en la dieta del dominicano, presentó un crecimiento de 34.83% al pasar de 161,108 millones de unidades en el año 2012, a 217,223 millones de unidades en el 2019, mostrando una variación absoluta de 56,115 millones de unidades.

Otro de los rubros que produjo un gran impacto fue la producción de huevos, que al analizar su comportamiento en el periodo bajo estudio podemos observar que la misma pasó de 1,784 millones de unidades a 2,486 millones de unidades, representando un significativo incremento de 702 millones de unidades, para un aumento de 39.33%.

La producción de leche, en el periodo 2012-2019, mostró un incremento de 321 millones de litros al pasar de 573 millones a 894 millones, lo que representa una variación relativa de 56.02%.

Las unidades de cerdos producidas en el 2012 alcanzaron 1,035 millones y ya, para el 2019, teníamos 1,399 millones de unidades, dando como resultado una variación absoluta de 364 millones de unidades y un incremento de 35.2%.

En lo referente a la producción de vegetales, tanto a cielo abierto como en ambiente controlad, se generó un gran impacto en los principales rubros que componen este grupo en los que se destacan la cebolla, lechuga, repollo, zanahoria, tayota, ajíes, tomates, entre otros.

Pero todo este crecimiento constante, durante esos ocho años de gobierno, no se logró por pura casualidad, sino por la aplicación de una política agropecuaria muy bien concebida, dirigida a dignificar al hombre del campo y a mejorar su calidad de vida.

Danilo Medina fue el presidente que mas apoyo le brindó al campo dominicano, lo que todavía resuena en los oídos de todo el país y lo seguirá haciendo por mucho tiempo, dado que su obra no será fácil de superar, pues no se visualiza en el horizonte la creación de un programa tan novedoso como el de las Visitas Sorpresa, mediante el que se privilegiaba la asociatividad y el cooperativismo, a la vez que permitió la bancarización de cientos de miles de productores que no tenían la posibilidad de acceder a las fuentes de financiamientos normales. 

Fue durante esa gestión gubernamental que el Banco Agrícola otorgó préstamos por más de RD$145,000 millones en cantidades suficientes, desembolsos oportunos, plazos razonables y a las mas bajas tasas de interés del mercado en su momento.

Ese monto representó el 65% de todos los prestamos concedidos por el Banco en sus 75 años de vida institucional, gracias al sostenido respaldo que le haya hecho gobierno alguno, posibilitando con ellos la eliminación de las perjudiciales cartas de créditos que tantos daños han provocado a los bolsillos de los productores .

Otro programa que llevó alegría, tranquilidad y seguridad a miles de familias en todo el territorio nacional fue el de la titulación de tierras, pues con ellos no solo se abrían las puertas al financiamiento en la banca normal, también se revalorizaba el valor de sus propiedades, que, como era de forma gratuita, les ahorraba cientos de millones de pesos.

Se recuerda, además, que el presidente Danilo Medina fue el impulsor de la Dirección General de Riesgos Agropecuarios (Digera), para subsidiar las pólizas de seguros agropecuarios entre un 20% y un 50%, ya sea a través de la Aseguradora Agropecuaria Dominicana (Agrodosa), o de cualquiera otra compañía de seguros que se interesara en asegurar a los productores.

Como soporte al proceso de comercialización de la producción nacional se incentivó el turismo, se dinamizó el programa de alimentación escolar, igual que las exportaciones de productos agropecuarios y se mejoró el poder adquisitivo de una buena parte de la población, con los aumentos de salarios, especialmente a médicos, enfermeras, profesores, agrónomos, policías, militares y pensionados.

Ese gobierno honró la casi totalidad de la deuda que mantenía el Estado Dominicano con el Banco Agrícola, por concepto de la aplicación de la Ley No.5879, sobre Reforma Agraria, a la vez que le incrementó los aportes al Consejo Nacional para la Reglamentación y Fomento de la Industria Lechera (Conaleche).

Por eso y muchísimos mas alguien dijo que ese gobierno había pagado a los productores nacionales una deuda social que tenia mas de cincuenta   años de atrasos.

Autosuficiencia alimentaria

El Partido de la Liberación Dominicana, durante sus mandatos gubernamentales y principalmente en el periodo 2012-2020, el cual fue encabezado por el presidente constitucional Danilo Medina Sánchez, reconocieron la importancia de la autosuficiencia alimentaria y diseñaron estrategias que implicaron esfuerzos para incrementar la producción interna de los productos básicos y de mayor demanda en la canasta familiar: arroz, habichuela, plátano, huevos, carne de pollo, leche, carne de cerdo y vegetales, entre otros.

Estas estrategias buscaban, además, aumentar la productividad de los pequeños y medianos productores de manera individual y nucleados en asociaciones y cooperativas de pequeños y medianos productores agropecuarios, ya que representan el 90 por ciento del total de productores del país y generan la mitad de la producción nacional.

Para el logro de estas estrategias se diseñaron unas series de acciones como son:

a) Crecimiento de la cartera de crédito estatal

b) Reducción de la tasa de interés

c) Programa de titulación de tierras

d) Fomento de seguro agropecuario

e) Una inversión superior a los RD$145,000 millones en préstamos

f) Programa de Visitas Sorpresa

g) Fortalecimiento de la sanidad animal y vegetal

h) Inocuidad de los alimentos

Nadie recuerda haber escuchado protestas sobre bases reales a través de ningún medio radial, escrito o televisivo por desabastecimiento de alimentos de origen agropecuario, en razón de que desde un principio fue una prioridad del presidente Danilo Medina, la seguridad alimentaria del pueblo dominicano, siendo así fiel a una de sus promesas de campaña.

Igual, podemos decir en lo referente a los precios de esos productos, algunos de los cuales como el arroz se mantuvieron constantes durante todo el periodo y otros solo experimentaron muy leves incrementos.

Es una verdad incuestionable que el país estuvo produciendo el 85% de la demanda nacional de alimentos y a pesar de los esfuerzos de las nuevas autoridades no les ha sido posible negar esa realidad, la cual se mantuvo hasta tres meses después del traspaso de mando y que por falta de una adecuada planificación no han podido continuar.

Contrario a lo anterior, lo que estamos sintiendo es un desplome de la producción y un aumento desproporcionado de los precios, lo cual no se justifica si tomamos en cuenta que debido a la aplicación de las medidas sanitarias por concepto de la pandemia, deberíamos tener sobreabundancia, ya que, por ese y otros motivos, se ha reducido sustancialmente la entrada de turistas vías aéreas y de cruceros, las raciones alimenticias a los estudiantes y, por consiguiente, algo muy preocupante, el poder adquisitivo de la población.

No podemos dejar de resaltar que el gobierno de Danilo Medina pudo lograr el éxito de la seguridad alimentaria y la constancia de la producción aun cuando el país se vio afectado por largos periodos de sequias severas en algunos casos, inundaciones en otros momentos, así como enfermedades reales e inducidas como lo fue la tristemente recordada Mosca del Mediterráneo, que provocó la caída de las exportaciones de frutas y vegetales y cuantiosas perdidas a los productores.