‘Bongbong’, hijo del dictador Marcos, logra una victoria histórica y aplastante en Filipinas

10-05-2022
Mundo
Público, España

El hijo del dictador fallecido Ferdinand Marcos se ha impuesto en las elecciones celebradas este lunes con más de 31 millones de votos y más del 98% escrutado, según los últimos datos del recuento no oficial de la Comisión de Transparencia Electoral (COMELEC). Los resultados son provisionales y aún deben ser examinados por el Congreso. 

Si se confirman estos datos, estas elecciones serían las primeras en tres décadas en las que un candidato gana por mayoría absoluta en el archipiélago al hacerse con más de la mitad de los votos. «Gracias también a mis compañeros por su apoyo, no solo al resto de candidatos sino también del partido; por hacer un mejor mañana para nuestra querida Filipinas», ha declarado Ferdinand Marcos Jr. tras encabezar las listas de las elecciones presidenciales, según recoge la cadena CNN Filipinas.

También conocido como Bongbong Marcos, de 64 años, el aspirante a jefe del Ejecutivo filipino tomaría el testigo de Rodrigo Duterte. Aunque la familia del todavía mandatario seguirá estando presente en el Gobierno del archipiélago ya que su hija Sara Duterte es la más votada para ocupar la Vicepresidencia, con más de 31 millones de votos.

La campaña electoral se ha visto agravada por una desinformación masiva

La campaña electoral entre los candidatos, que ha durado tres meses, se ha visto agravada por una desinformación masiva que ha inundado las redes sociales, sobre todo Facebook, la más utilizada por los ciudadanos filipinos. Una cuestión de fake news de la que lleva advirtiendo años la periodista y nobel de la paz filipina, María Ressa.

Robredo se hunde

La actual vicepresidenta y mayor rival política de la familia Marcos, Leni Robredo, se queda muy atrás en la carrera a la Presidencia con la mitad de las papeletas conseguidas por Bongbong, con 14.7 millones de votos. «Sé que no es fácil aceptar los números que van saliendo en el conteo rápido. No sólo arrepentimiento, sino clara frustración es lo que sienten nuestras filas», ha lamentado la candidata, de 57 años, al denunciar «irregularidades» durante las votaciones.

En el tercer puesto del recuento no oficial se encuentra el exboxeador y campeón del mundo Manny Pacquiao superando los tres millones de votos al Partido Democrático Filipino-Poder Popular. Le siguen el también actor Francisco Moreno Domagoso con más de un millón de votos y el exdirector general de la Policía Nacional filipina, Pánfilo Lacson, que apenas cosecha el apoyo de 879,000 votantes.

Los estudiantes rechazan la posible victoria de Marcos

El colectivo estudiantil de la Universidad de Filipinas (UP) ha mostrado en Twitter su rechazo a la victoria de Bongbong Marcos. Los estudiantes filipinos han explicado que no tienen nada en contra de las elecciones, pero que «el fraude y el incumplimiento de la ley es la respuesta de la administración».

Por ello, señalan que «no permitiremos que nos gobiernen ladrones y asesinos«. La cuenta oficial de la representación universitaria ha pedido a los estudiantes de todo el país a que salgan a la calle bajo el lema de «no hay clases bajo una presidencia de Marcos».

La vuelta al poder de la familia Marcos

Los resultados provisionales podrían suponer el retorno de la familia Marcos al poder en Filipinas. Ferdinand Marcos e Imelda Marcos fueron expulsados del archipiélago en el año 1965 tras una revolución popular pacífica que acabó con el régimen del dictador.

El detonante de la revuelta estuvo marcado por la incertidumbre de los responsables de la muerte del senador Benigno Aquino, que fue asesinado por un supuesto militar cuando bajaba de un avión en plena campaña electoral. 

Varios periodistas estadounidenses y filipinos más tarde sacaron a la luz una grabación sobre los hechos. Tres militares sacaban de un camión un cuerpo y lo posicionaban junto al de Aquino. La versión de Marcos fue que un ladrón había irrumpido en la zona de estación y disparado al senador.

El gobierno de Ferdinand Marcos estableció la Ley Marcial en Filipinas dejando al menos a 3.257 personas ejecutadas, 35,000 filipinos torturados y 70.000 ciudadanos encarcelados a manos de su mandato. El Tribunal de Anticorrupción en Manila condenó en 2018 a Imelda Marcos a 77 años de prisión por siete delitos cometidos entre 1968 y 1984. Imelda se encuentra en libertad bajo fianza en la actualidad.