Toda una ciudad de California se queda sin agua corriente, en la última ola de calor

Medioambiente
14-07-2021
Ojalá, República Dominicana

Así es como va la crisis del agua en California en estos días: el único pozo que funcionaba bien en la comunidad rural de Teviston se rompió a principios de junio, dejando a más de 700 residentes sin agua corriente cuando las temperaturas en el Valle Central se dispararon a tres dígitos durante una sequía.

“Es el día a día” para la gente de Teviston, dijo Frank Galaviz, miembro de la junta del Distrito de Servicios Comunitarios de Teviston, en una entrevista.

Los residentes de Teviston dependen de una cantidad limitada de agua embotellada para necesidades tales como mantenerse hidratados, cocinar, bañarse y descargar los inodoros. Algunos residentes, como Galaviz, viajan a pueblos vecinos para quedarse con familiares o amigos para ducharse y lavar ropa.

Galaviz compartió la noticia de la avería del pozo durante una conferencia virtual sobre sequía organizada por la senadora estatal Melissa Hurtado, una demócrata de Sanger. El distrito encontró arena en la bomba, lo que provocó la avería.

En respuesta a la falla del pozo, el distrito está entregando cajas de agua embotellada y jarras de cinco galones a sus residentes. Los camiones cisterna transportan agua desde Porterville, a 23 millas de distancia, para llenar los dos tanques de almacenamiento de agua de Teviston.

“Es apenas suficiente y, en algunos casos, no es suficiente.” dijo Galaviz. “Algunas familias son más grandes que otras/”

Teviston es una comunidad incorporada en el condado de Tulare que se encuentra junto a la autopista 99, entre Pixley y Earlimart. Los primeros residentes de la comunidad fueron principalmente inmigrantes negros de los estados de la zona algodonera y el Dust Belt. Hoy, la mayoría de sus residentes son trabajadores agrícolas latinos.

Teviston está en el valle de San Joaquín en California y el 80% de su población es hispana.

Puede llevar semanas recuperar el agua corriente en los hogares de Teviston, dijo Galaviz, quien está esperando las piezas necesarias para reparar la bomba.

Pero arreglar la bomba puede que no solucione el problema. Galaviz dijo que teme que el pozo se haya secado.

La escasez de agua no es nueva

Los residentes experimentaron una escasez similar cuando el único pozo de la comunidad colapsó en noviembre de 2017. Como muchas comunidades rurales en el Valle Central, Teviston no contaba con un respaldo que funcionara bien.

Cuatro años después, todavía no lo hace.

“En la última sequía, aprendimos que las respuestas a la sequía locales y estatales no estaban coordinadas. Las familias en apuros no sabían a quién llamar y el estado estaba luchando por brindar apoyo,” dijo Erick Orellana, defensor de políticas de Community Water Center, en un correo electrónico a The Bee. “No queremos que sigan ocurriendo emergencias, por lo que instamos al estado a estar mejor preparado para la sequía esta vez.”

En 2017, Teviston recibió fondos estatales para la respuesta de emergencia y se asoció con la cercana Pixley para obtener agua. Una solución que sugiere Galaviz incluye incorporar Teviston con Pixley para acceder a su sistema de agua.

Hay un proyecto de ley que se está abriendo paso en la Legislatura estatal, el Proyecto de Ley del Senado 403 , que permitiría a la Junta Estatal de Agua consolidar las comunidades que corren el riesgo de perder el acceso a agua potable limpia y segura, especialmente las comunidades desfavorecidas que dependen de pozos en riesgo.

Por ahora, la agencia está en proceso de construir un pozo nuevo y moderno para Teviston, Pozo 4, que Galaviz estima que estará terminado para 2022 o 2023. “Necesitamos que la Junta Estatal de Agua acelere nuestra financiación para el Pozo 4,” dijo durante la conferencia.

Miles de pozos en el Valle de San Joaquín corren el riesgo de secarse este verano, lo que afectará de manera desproporcionada a los residentes latinos que tienen más probabilidades de depender de pozos privados. Además, un reciente análisis estatal de sequía informó que los latinos de bajos ingresos fueron los más afectados por la última sequía, especialmente en las comunidades rurales de trabajadores agrícolas.

Las comunidades desfavorecidas son las más afectadas

 “Los californianos rurales del Valle Central enfrentan desigualdades en lo que respecta al agua, la energía y la salud,” dijo Hurtado después de una conferencia telefónica virtual. Los líderes de Avenal y Lamont también discutieron sus desafíos con la escasez de agua, el envejecimiento de la infraestructura del agua y las necesidades de financiamiento.

Scott Taylor, gerente general del Distrito de Servicios Públicos de Lamont, dijo que su comunidad del condado de Kern de 20,000 personas, en su mayoría trabajadores agrícolas latinos, tiene siete pozos. Cinco de ellos están contaminados con el carcinógeno 123-tricloropropano (TCP), causante de cáncer, y uno no es funcional. Taylor dijo que necesita una mejor infraestructura para que sus pozos envejecidos sirvan a los “residentes gravemente desfavorecidos” de Lamont.

Hay fondos estatales disponibles para mejorar la infraestructura de agua potable. La Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos tiene hasta $130 millones para usar cada año hasta 2030 para “abordar las brechas de financiamiento y brindar soluciones a los sistemas de agua, especialmente aquellos que sirven a comunidades desfavorecidas”, a través del programa Safe and Affordable Funding for Equity and Resilience (SAFER), según el sitio web de la junta.

“Las agencias estatales asociadas, como la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos, están listas para ayudar a las agencias locales y los condados a medida que abordan estas emergencias y, al mismo tiempo, trabajan hacia soluciones a largo plazo para comunidades como Teviston a través de sus programas de asistencia existentes,” dijo Darrin Polhemus, diputado director de la División de Agua Potable de la junta, en una declaración por correo electrónico a The Bee.

La crisis del agua potable en california

 “Las agencias locales y los condados deben prepararse ahora para saber cómo manejarán cualquier respuesta de emergencia futura a una crisis de agua potable inmediata y qué recursos utilizarán para satisfacer las necesidades inmediatas mientras los recursos estatales se pueden poner en línea para brindar apoyo,” dijo Polhemus.

Galaviz y Taylor dijeron que encontraron retrasos burocráticos al trabajar con la Junta Estatal de Agua. “La verdad es que no solo no fluye el agua, sino que tampoco los fondos,” dijo Taylor. “Especialmente para las agencias pequeñas como la mía, como las demás, si no hay financiación no hay agua.”

En mayo, el gobernador Gavin Newsom propuso $ 5,1 mil millones para preparación, infraestructura y respuesta a la sequía. $1.3 mil millones de este financiamiento serían para infraestructura de agua potable y aguas residuales, especialmente para comunidades pequeñas y de bajos ingresos. Según Orellana, las inversiones propuestas por el gobernador son “un gran paso adelante para abordar los más de $4 mil millones necesarios solo en los próximos cinco años para abordar los sistemas de agua defectuosos y en riesgo en todo California”.

Para los residentes rurales del Valle Central y los distritos de agua, el dinero no puede llegar lo suficientemente pronto.

“Sabemos lo difícil que es en el Valle Central estar sin agua, tener que lidiar con más de 100 grados, y muchas de estas familias también tienen que lidiar con cortes de energía y enfriadores de pantano,” dijo Hurtado. “A veces parece que no nos escuchan; no nos escuchan.”

Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.