Biden designará a exgobernadora de Michigan, Granholm, para dirigir el Departamento de Energía

16-12-2020
Energía y minas
Político

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, designará a la exgobernadora de Michigan, Jennifer Granholm, para dirigir el Departamento de Energía (DOE), agencia que desempeñaría un papel clave para ayudar a desarrollar las tecnologías necesarias para cumplir su compromiso de alejar a ese país de los combustibles fósiles.

Político dio a conocer esta noticia primero.

Granholm, quien sirvió durante dos mandatos como gobernadora de Michigan, tiene experiencia con la industria automotriz, una ventaja potencialmente grande ya que el nuevo presidente busca acelerar el despliegue de vehículos eléctricos y la red de estaciones de carga necesarias para alimentarlos. 

El significativo apoyo de Granholm a la industria automotriz puede ayudar al equipo de Biden a fortalecer su atractivo para los trabajadores manuales y el sector manufacturero a medida que la administración entrante lanza su transformación económica centrada en el clima.

Y sería un marcado cambio de rumbo con respecto al primer secretario de Energía del presidente Donald Trump y exgobernador de Texas, Rick Perry, quien usó el cargo para promover las exportaciones de gas natural y presionar a los reguladores para apuntalar el carbón como fuente de energía.

La mayor parte del presupuesto del Departamento de Energía se dedica al mantenimiento del arsenal de armas nucleares del país, pero también opera los 17 laboratorios nacionales que han ayudado a desarrollar tecnología avanzada utilizada en energías renovables, energía nuclear y producción de combustibles fósiles.

Bajo la gestión del expresidente Barack Obama, el Departamento de Energía supervisó decenas de miles de millones de dólares en garantías de préstamos y subvenciones que ampliaron la adopción de energía solar y eólica, lo que ayudó a impulsar una fuerte caída en los precios de la electricidad renovable.

Esos logros se vieron empañados en ese momento por el escándalo sobre Solyndra, una empresa de tecnología solar que colapsó después de recibir más de US$500 millones en fondos federales.

El DOE también desempeñará un papel clave en la reducción de emisiones de los edificios de la nación, otro objetivo del plan climático de Biden.

Tiene la responsabilidad de establecer los estándares de electrodomésticos, realizar investigaciones sobre innovaciones como bombas de calor eléctricas y supervisar los programas de eficiencia energética de edificios y viviendas.

Granholm ha tratado de posicionarse como una figura que puede ayudar a la industria estadounidense en la transición hacia una economía de energía limpia, un proceso en el que Biden ha convertido en uno de sus cuatro objetivos principales.

“El sector privado necesita mayor apoyo y voluntad política de nuestros legisladores para ayudarnos a realizar plenamente el potencial de un futuro sin carbono”, escribió Granholm en un artículo de opinión del 7 de noviembre en The Detroit News.

«La economía es clara: ahora es el momento de una recuperación con bajas emisiones de carbono».

Fuente: