Terminación negociada de la concesión autopista de Samaná

13-12-2021
Anjá | Economía y empleos
Jaime Aristy Escuder Blog, República Dominicana

El presidente Luis Abinader anunció hoy al país que su administración llegó a un acuerdo amigable con la empresa concesionaria de la autopista Juan Pablo II, que va de Santo Domingo a Samaná, con el objetivo de poner fin al peaje sombra, calificado como excesivo.

El contrato entre el Estado dominicano y la concesionaria, conformada por las empresas Autopista del Nordeste, S.A. y Boulevard Turístico del Atlántico, S.A., empresas dominico-colombianas que operan esas autopistas, tenía una vigencia hasta el año 2038. En ese convenio el gobierno se comprometía a pagar un peaje sombra, que le generase un ingreso mínimo a la concesionaria considerado como necesario para mantener el equilibrio económico del contrato. 

De acuerdo con las palabras del presidente Luis Abinader, mediante el convenio, el gobierno pagará 410 millones de dólares por adelantado, a cambio de eliminar un pago futuro de 1,900 millones de dólares por concepto de peaje sombra. En términos de dólares corrientes, la negociación realizada por el gobierno y la empresa concesionaria implica un ahorro aproximado para el Estado de 1,500 millones de dólares.

Aun cuando no tengo la tasa de descuento que se utilizó en la negociación, se puede concluir que en términos de valor presente la operación generó una ganancia de capital a favor del Estado, pues el pago a realizar en el presente es inferior al valor actual del flujo de pagos correspondiente a los 1,900 millones de dólares. Si se utiliza una tasa de descuento de un 10%, la ganancia obtenida por el gobierno por realizar esa operación supera los 500 millones de dólares en términos de valor presente. La eliminación de la contingencia fiscal que generaba el peaje sombra de ese contrato debe ser bien vista por las calificadoras de riesgo y por el Fondo Monetario Internacional. 

La decisión de negociar con la concesionara, en vez de irse a un proceso de arbitraje o a una terminación unilateral, fue positiva. Debe tomarse en consideración que, para construir esas carreteras, la concesionaria obtuvo millonarios recursos de organismos financieros internacionales -entre ellos el Banco Interamericano de Desarrollo- y emitió títulos de deuda en los Estados Unidos, contando además con la garantía del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) del Grupo Banco Mundial. Un quiebre unilateral, o un largo proceso de arbitraje, hubiese sido muy costoso para el país, tanto en términos económicos como reputacionales. Con la negociación se podrá pagar esa deuda privada con los bonistas y organismos internacionales, sin afectar la calidad del crédito soberano dominicano.

Debo decir que la operación es oportuna, pues las finanzas públicas tienen a la fecha una muy buena holgura financiera. Al 3 de diciembre de este año, el déficit del Gobierno Central era de apenas 34,923 millones de pesos (algo menos de 0.7% del PIB), cifra muy distante de los casi 160 mil millones de pesos, equivalente a 3% del PIB, que proyecta el Ministerio de Hacienda que cerrará el déficit en 2021. Me imagino que el pago de los 410 millones de dólares, alrededor de 23,370 millones de pesos, será registrado como gasto corriente pagado por adelantado, elevándose el déficit público en 0.4% del PIB.

La disponibilidad de reservas internacionales en el Banco Central, que supera los 12 mil millones de dólares, permite encajar esa operación sin perturbar el mercado cambiario. Esa magnitud de reservas internacionales supera los seis meses de importaciones, colocándose por encima del nivel sugerido por los organismos internacionales. Esto, unido a una adecuada política monetaria y a la entrada de divisas por concepto de remesas familiares, exportaciones de bienes y servicios, e inversión extranjera, permite pronosticar que el tipo de cambio mantendrá la misma estabilidad observada.

La lección del peaje sombra de la autopista de Samaná debe ser aprendida. En las futuras alianzas público-privadas (APP) debe quedar claramente establecido y explicado al público el equilibrio de los riesgos entre el sector privado y el público, así como mejorar la negociación de la tasa interna de retorno que se debe aceptar al socio privado. Eso permitirá que las APP se puedan ejecutar sin contratiempos, maximizando su aporte al nivel de bienestar de la sociedad.

Como regalo adicional para los usuarios de esa autopista, el presidente Abinader anunció que, a partir del primero de enero de 2022, habrá una reducción de un 20% del costo del peaje promedio del trayecto comprendido entre la autopista de las Américas y Samaná. Esa decisión será recibida por la población como un buen regalo de Reyes.