Se acerca el apriete monetario gringo

10-12-2021
Anjá | Economía y empleos
Jaime Aristy Escuder Blog, República Dominicana

El periódico Financial Times publicó los resultados de una encuesta aplicada por la Universidad de Chicago a un grupo de economistas académicos. El resultado revela que esos expertos prevén que el programa de estímulo monetario de la Reserva Federal, el banco central de los Estados Unidos, será totalmente desmontado hacia finales de marzo de 2022. Esto abre las puertas al aumento de la tasa de interés de política monetaria.

El cambio de las expectativas de ese grupo de economistas se debe al aumento de la tasa de inflación, que se colocó en términos interanuales en 6.2% a octubre, y a la reducción de la tasa de desempleo a 4.2%. La regla del profesor John Taylor de la Universidad de Stanford permite entender esos resultados fácilmente. Cuando la economía se coloca por encima del producto interno bruto potencial y cuando la tasa de inflación supera la meta de inflación, aumenta la probabilidad de que se ajuste hacia arriba la tasa de interés de política monetaria.

Debido a la evolución de la inflación y el desempleo, el 56% de los 48 economistas encuestados declaró que es probable o muy probable que en el primer trimestre de 2022 se detenga el programa de estímulo monetario. Asimismo, la mayoría de los encuestados prevé que la tasa de interés de política sea incrementada antes de junio del año que viene, proyectándose que se colocará en la vecindad del 1.5% hacia finales de 2023, fecha en que se estima que la tasa de inflación se moverá ligeramente por encima del 2% y la tasa de desempleo alrededor de 3.5%.

El gran reto de las autoridades monetarias estadounidenses es realizar ese ajuste de la tasa de interés, que enviaría la señal de que se está normalizando la política monetaria, sin provocar una desaceleración acentuada del crecimiento económico o un impacto muy negativo sobre los mercados financieros. Por ese motivo, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, cuidó mucho sus palabras al expresar la semana pasada que la institución que dirige está en la disposición de tomar las medidas que sean necesarias para enfrentar la tasa de inflación, dado el grado de persistencia en la evolución de los precios que se ha estado registrando en meses recientes. La credibilidad es la clave de una buena política monetaria.