‘El tiempo que te doy’: el reto de robarle un minuto a la tristeza en cada capítulo

29-10-2021
Cine
Público, España

Lina (Nadia de Santiago) y Nico (Álvaro Cervantes) han roto, pero ella tiene una fórmula para superar la ruptura y estar cada vez menos triste. Esta consiste en cada día pensar un poco menos en quien ya no está a su lado. De eso trata El tiempo que te doy, de ganarle tiempo al dolor y a la tristeza para invertirlo en mirar hacia delante y vivir el presente. La premisa de Nadia de Santiago, Pablo Santidrián e Inés Pintor cobra vida en una serie de diez capítulos cortos producidos por Corte y Confección que juega con el cronómetro y que este viernes se estrena al completo en Netflix.

La idea de abordar esta historia y, sobre todo, contarla como se ha hecho, surgió de la combinación del interés de sus creadores por historias sobre «relaciones sentimentales, personales, la ruptura, el abandono» y el interés de Netflix por este formato de capítulos de pocos minutos. En la plataforma supieron que la actriz y creadora tenía una productora en la que hacían cortos, vieron trabajos suyos anteriores y les contactaron. «Les hicimos dos propuestas y escogieron El tiempo que te doy», resume De Santiago.

Pese a su duración, desarrollar el pasado y el presente de la relación de Lina y Nico no fue nada fácil debido al planteamiento de la serie. Cada capítulo consta de 11 minutos empezando con una distribución de un minuto para el presente y 10 para el pasado. Y así, episodio a episodio, él ahora le va ganando en cada entrega 60 segundos al recuerdo recorriendo en el camino cómo surgió su relación, sus mejores momentos, su deterioro, la ruptura y él después, con Lina como verdadero hilo conductor. Ella es la protagonista real de El tiempo que te doy.

Fotograma 'El tiempo que te doy'.
Fotograma ‘El tiempo que te doy’.  Netflix

De Santiago reconoce lo complicado que fue para todos los departamentos hacer encajar las piezas en tiempo y forma: «Primero, contar algo en 11 minutos. Y segundo, dentro de esos 11 minutos, fraccionarlo y decir, vale, necesito contar un minuto de presente y 10 minutos de pasado y que vaya eso, ganando el presente al pasado, a lo largo de los diez capítulos. Ha sido un reto también por montaje, porque los capítulos están cuadrados. Ha sido a veces complicado, pero muy emocionante. Y nos ha hecho también ir justo a lo que queríamos contar en cada episodio. Luego en rodaje sí que la script ha tenido que cronometrar todo, absolutamente todo. Aunque por guion estaba como muy medido».

Aunque la historia que se cuenta en El tiempo que te doy puede no ser muy original (hace no mucho se estrenó en HBO Secretos de un matrimonio también sobre una ruptura, y ejemplos los hay a decenas tanto en las series como en el cine), lo interesante, lo que más atrapa, es el formato, la química de la pareja protagonista y su sensibilidad a la hora de darles vida. El propio Cervantes reconocía en el transcurso de la entrevista haberse visto la serie entera del tirón y emocionarse viéndola. Para él, una señal de que funciona. «Para mí es lo mejor que me puede pasar cuando hago un trabajo (…) He seguido al personaje de Nadia. Me he olvidado de mí en cuanto a Nico, al actor que interpreta a ese ex, y me he ido con ella y me ha emocionado muchísimo su trabajo. Está increíble y todo está trabajado al milímetro con mucho cariño».

ñadía sobre su experiencia sobre el rodaje que siempre estuvo «muy vivo» y la suerte que es para un actor trabajar y tener en el set a quien además de protagonista es creadora y guionista. No solo estaba ella, porque Pablo Santidrián e Inés Pintor dirigen los diez episodios que componen esta temporada. «En ese sentido tenía la suerte de tener como actor a todo el núcleo duro de la serie, a los padres y madres, creadores. Cualquier cosa que había que adaptar se hacía sobre la marcha. Ir ajustando, pero como la esencia estaba tan clara… Ha sido divertido, una experiencia muy íntima, además. Fue también muy original la metodología de rodaje porque los directores se repartieron a los personajes», recordaba sobre aquellas semanas.

Lo que ofrece El tiempo que te doy es una serie corta, que se ve rápido no solo por su duración, sino por su ritmo ágil y porque una vez que se empieza es complicado dejarla escapar antes de acabar. Además, personajes y actores ponen muy fácil empatizar con lo que les ocurre, cuenta con un planteamiento sugerente y con una banda sonora, de la que es responsable Íñigo Ugarteburu, que lo envuelve todo. «Nos ha hecho una banda sonora que ha entrado en el imaginario superbien, como muy sutil, muy bonita. Ha hecho algo increíble. Y luego hemos elegido canciones que, además, van acorde a la época que estábamos barajando», puntualizaba sobre este apartado De Santiago.

Aunque el peso de la historia recae sobre ellos dos, en el reparto figuran también Cala Zavaleta, Nico Romero, Carla Linares, Moussa Echarif y Prince Ezeanyim.