María Sklodowska-Curie y las STEM

26-01-2021
Ciencia, Tecnología e Innovación
Ojalá, República Dominicana

Escrito por Rosa Rita Álvarez, psicóloga, experta y líder en asuntos de mujer y género, micro finanzas y sociedad civil

Madame Curie, como se le conoce, fue una importante y reconocida figura científica cuyo valor y persistencia sigue siendo un referente motivador para las mujeres del mundo.

En una época en que la cultura beneficiaba a los hombres y apenas le daba oportunidades a las mujeres, esta francesa de origen polaco vivió con humildad y con una visión clara sobre la importancia de la investigación como forma de hacer avanzar a la humanidad.

Sus esfuerzos resultaron en grandes aportes a la física y a la química, como lo fue entre otros, el descubrimiento del Radio, que tanto ha ayudado al tratamiento del cáncer.

Recordemos que fue reconocida en dos ocasiones con el Premio Nobel (fisica, 1903 y química, 1911).

Han pasado ya más de 80 años de su muerte y si bien las diferencias entre los géneros se han ido reduciendo, lo cierto es que aún persisten desigualdades que limitan el desarrollo de las mujeres y su involucramiento en carreras o trabajos como los que seleccionó Madame Curie.

Hoy día, con la Tercera y la Cuarta Revolución Industrial y Tecnológica que se abre paso, las mujeres tienen nuevas oportunidades.

Se les abren nuevos caminos relacionados a las ciencias, las tecnologías, la ingeniería y las matemáticas (conocidas como STEM por sus siglas en inglés) debido al crecimiento y el fortalecimiento de la inteligencia artificial, el Internet de las cosas, la innovación digital, el aumento en las investigaciones médicas, los procesos industriales, entre otras.

Son áreas que desde ya se observan mejores pagadas que las acostumbradas en el comercio y servicio y que cada vez son más demandadas.

Sin embargo, para que las mujeres puedan beneficiarse, se debería trabajar contra los estereotipos de género y la discriminación cultural que crea, por un lado, inseguridades en ellas mismas y la propia percepción de que no tienen las condiciones individuales de involucrarse en esos temas.

Y, por otro, por la influencia de padres, madres y maestros que les aconsejan que lo mejor es integrarse a actividades de carácter social y además, por el poco estímulo y bajo acceso que les ofrecen para la experimentación.

La participación de las mujeres en las STEM las beneficia, bien si son empleadas, pues cuentan con mayor estabilidad laboral o bien si deciden ser emprendedoras y desarrollar un micro, pequeño o mediano negocio, pues definitivamente estas áreas se están fortaleciendo en el presente y lo estarán más en el futuro. 

Las empresas por su parte, teniendo mayor número de mujeres en sus nóminas, podrán desarrollar mejores procesos, productos y servicios, debido a que podrán integrar la visión y vivencias de éstas que, por ser un tanto distintas a las de los hombres, les asegura responder mejor a las reales necesidades de esa mitad de la población.

Trabajemos para que hayan muchas más María Sklodowska-Curie en este mundo de las STEM.