Cumbre Fitosanitaria impulsa la seguridad alimentaria y garantiza la salud humana

08-04-2022
Producción Alimentaria
Naciones Unidas

Las plagas y enfermedades de las plantas ocasionan un 40% de las pérdidas de los cultivos alimentarios y los daños que causan a la agricultura y a la producción de alimentos, acentúan el hambre en el mundo y amenazan los medios de vida rurales, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Durante el discurso de apertura de la 16ª sesión de la Comisión de Medidas Fitosanitarias, la directora general adjunta del organismo, Beth Bechdol, destacó las » grandes oportunidades que se presentan» para aumentar la relevancia de las cuestiones relativas a la prevención y curación de las enfermedades de las plantas.

La Comisión es el órgano rector de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria, un tratado intergubernamental firmado por más de 180 países que busca coordinar la prevención y el control de las plagas de las plantas.

El 12 mayo se festejará la sanidad vegetal

En el apartado de anuncios, Bechdol desveló que el próximo 12 de mayo se celebrará por primera vez el Día Internacional de la Sanidad Vegetal y también que la primera Conferencia Internacional de Sanidad Vegetal tendrá lugar el próximo mes de septiembre en el Reino Unido.

La alta funcionaria agradeció el liderazgo mostrado por Finalndia en la celebración del Año Internacional de la Sanidad Vegetal que concluyó en julio, y a Zambia por defender la declaración del Día Internacional que fue aprobado la semana pasada por la Asamblea General.

Asimismo, destacó que el aumento de la cooperación con el Comité de Liaison Europe-Afrique-Caraïbe-Pacifique dio lugar a un Memorando de Entendimiento «que impulsará la creación de materiales de promoción y cursos de aprendizaje en línea para los profesionales fitosanitarios de todo el mundo».

Normas sanitarias y comerciales para el cuidado de las plantas

La Comisión, que cuenta con un total de 184 Estados parte integrantes de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria, es la única entidad mundial que tiene el mandato de establecer normas para la protección de las plantas y sus productos más allá de las fronteras, al tiempo que promueve condiciones seguras y eficientes para el comercio de plantas en todo el mundo.

La Secretaría de la Convención también establece un sistema de alerta de brotes de plagas de ámbito mundial y un sistema de respuesta para que los Estados puedan prepararse y responder a las plagas que surjan en sus territorios.

En estos momentos, la Secretaría trabaja en la creación de normas de la Convención con el fin de ayudar a los países a diseñar las mejores prácticas en materia de sanidad vegetal y comercio seguro.

«Los actuales desafíos a los que nos enfrentamos no nos dejan otra opción que la de unir nuestros esfuerzos y mostrar un compromiso total hacia la reducción de los efectos de los riesgos mediante la adopción de las normas de la Convención y su aplicación a nivel nacional y regional», afirmó el presidente de la Comisión, Lucien Kouame Konan.

Un efecto dominó positivo

Los intercambios seguros de plantas sanas y sus productos a través de las fronteras constituyen la base de una sólida cadena de valor alimentaria y son un componente clave en la lucha contra el hambre en el mundo.

«Sin la producción de plantas, no habrá alimentos para los seres humanos ni piensos para los animales», recordó el secretario de la Convención, Osama El-Lissy.

El experto subrayó el «papel esencial» que desempeña la Convención a la hora de proporcionar conocimientos y normas para trasladar de forma segura «miles de millones de plantas y productos vegetales a través de las fronteras», y añadió que con ello también apoya los Objetivos de Desarrollo Sostenible.