Complejidad Económica y una visión de su impacto en el desarrollo de la Agricultura

20-12-2021
Producción Alimentaria
Ojalá, República Dominicana

La complejidad económica constituye una vía para la prosperidad, impulsando procesos de diversificación de los países hacia exportaciones cada vez más amplias y complejas, en función de los conocimientos de cada uno.

La complejidad económica es aquella dinámica fundamental que tienen los países de servir a los mercados sus productos, bienes y servicios, gracias a su capacidad productiva y la diversidad de los mismos. Pero no solo basta con producirlos, sino también con la manera en que se generan, a través de materias primas, que aplicadas a procesos productivos, alcanzan un alto grado de conocimiento en materia de innovación, que de la mano de la investigación, la ciencia y la tecnología genera un alto grado de valor para las necesidades de los mercados.

A continuación mostramos un cuadro al 2019 del índice de complejidad económica en América Latina:

Dentro de los países señalados, México presenta el mejor índice con 1.312 y en octavo lugar figura la Republica Dominicana por encima de pases como Chile, Argentina, Guatemala, Paraguay, Honduras, Perú, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Venezuela. Cada uno de estos pauses muestra una amplia brecha a seguir avanzando en su mejoría de desarrollo.    

Por otro lado mostramos un grafico con los países de mejor índice de Complejidad Económica al 2019 según se muestran a continuación:

La complejidad económica constituye una vía para la prosperidad, impulsando procesos de diversificación de los países hacia exportaciones cada vez más amplias y complejas, en función de los conocimientos de cada uno.

La experiencia muestra que los países que se hicieron ricos lo lograron gracias a la acumulación de know how, conocida como la habilidad de transmitir conocimientos que el otro adquiere a través de imitación y repetición. Sin embargo, la estrategia de crecimiento de un país no consiste en simples repeticiones de lo que otros ya hicieron o aplicaron a sus economías como remedio, sino en identificar las restricciones particulares a las que se enfrenta, conocer sus causas y a partir de allí implementar políticas de manera focalizada.

Desde la perspectiva de la complejidad, el desarrollo implica la emergencia de un sistema de instituciones económicas, financieras, legales, sociales y políticas, de empresas, productos y tecnologías que coevolucionan en un proceso adaptativo y que, conjuntamente, proveen a la sociedad de las capacidades para vivir con salud y felicidad vidas. 

El desarrollo, desde el punto de vista productivo, no sólo significa producir más sino sobre todo producir bienes y servicios diferentes, con más conocimiento incorporado, que permiten sostener una remuneración superior de los factores de producción.

Diferentes conocedores y exponentes de la economía convienen en destacar que lo que se produce importa, que el desarrollo y las ganancias que un país pueda obtener de la globalización dependen crucialmente de lo que produce y, por tanto, exporta.

Es con todo esto, que al sector agropecuario le podemos dar una visión simple de su complejidad de producción, comercialización y sostenibilidad, en ese orden, el debate agrícola está todavía abierto, sin embargo y como se ha dicho anteriormente, no es solo desde la perspectiva de producción que debemos enfocarnos, sino también del conocimiento y la sostenibilidad económica de su producción. 

A fin de que podamos tener una idea de cómo el análisis de la complejidad económica nos permite tener una visión más amplia y adecuada en la producción agrícola, podemos observar los que tenemos con el  arroz. En este renglón somos autosuficiente en producción y hasta podríamos exportar, sin embargo, los insumos que lleva el arroz son en su mayoría importados (fertilizantes y pesticidas, insecticidas y hasta mano de obra), en ese orden, dentro de la complejidad económica aplicada a la producción de arroz está el componente de sus insumos externos que incrementa el costo y junto a otros factores (tecnificación, asistencia técnica) impide exportar a precios de mercado.

Otro caso, es el de la producción de pollos dentro de este enfoque de la complejidad, igual producimos lo suficiente, sin embargo, y a pesar de que somos un país agrícola, no producimos el suficiente maíz al costo necesario para usarlo como materia prima, y si decidimos producir el maíz, resulta que, el fertilizante necesario y los pesticidas hacen que el costo producción sea mayor a impórtalo. 

Así tenemos un círculo vicioso que no nos permite un adecuado desarrollo y sobre el cual debemos trabajar en procura de una vez lograr una producción adecuada con costos adecuados que nos permitan comercializar a precios adecuados y sostenibles. 

Nuestro país tiene las bases necesaria para avanzar y en los últimos años lo logramos, aún con tareas pendientes que deben ser trabajadas con políticas públicas especificar al sector dentro de su complejidad y riesgos del sector.