¡Hoy se bebe!

30-04-2021
¡Te lo dije! | Salud
Ojalá, República Dominicana

⏱️ 1.77 min

¡Cuidado con lo que te bebes este fin de semana! Según un muestreo aleatorio de los rones en venta en los colmados de Santo Domingo, un 60% ha sido adulterado. Es decir, que no es alcohol etílico o etanol, que es el apto para consumo humano, sino una mezcla de éste y metanol. Este último, muy tóxico, que puede ocasionar hasta la muerte.

Con unas estadísticas como ésas, sentarse a beber ron en un colmado es jugar una especie de ruleta rusa.

La producción del ron es un proceso elegante con varias etapas. Primero se fermenta la melaza de caña monitoreando la temperatura y la acidez para que haya un balance entre levadura y mezcla. No es mabí que queremos, entonces hay que medir algunos parámetros. Se deja que la levadura haga su trabajo sin apresurarla químicamente.

Siempre que se quiere vender algo falsificado o adulterado la calidad se pierde. Y el tiempo es lo que da la calidad en el proceso del ron. Después de fermentar, se pasa por una destilación cuidadosa y de varias etapas; luego a un proceso de añejado. Todas estas etapas implican TIEMPO.

Para adulterar el ron se hace de todo para violentar el proceso y acelerar la producción del mostrenco menjurje con el que quieren hacer dinero. Mezclan con cualquier cosa y creen que hacen química. Se echan aditivos a la fermentación para “acelerar” y que el cocinao’ esté más rápido. Y el sabor se lo quieren dar a saborizante limpio, pero el aroma los delata. El ron tiene un aroma dulce característico impartido por el barril en el que se añeja. Dependiendo de la mezcla adulterada, el olor será irritante y no agradable.

Laboratorio clandestino de bebidas adulteradas.

Lamentablemente, ninguna prueba cualitativa nos puede decir si es seguro para tomar al 100%. Esto solamente lo logra una prueba química de análisis cuantitativo a la que son sometidos todos los lotes de producción antes de ser certificados como aptos para consumo y venta al público.

Los dueños de colmados deben encargarse de comprarles solamente a distribuidores autorizados para poder garantizar la protección de la salud del consumidor. Y las autoridades deben ser más diligentes en su papel de velar por esa salud. Así que, el fin de semana, si bebes, hazlo con cuidado.

Laura Tejeda Guerrero
Ingeniera química con especialidad en Ciencias Ambientales.