La política anda buscando nido de amor

Anjá | Política
25-09-2021
Ojalá, República Dominicana

Nuestro padre de la patria, Juan Pablo Duarte, definió la política como la ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, es decir, no una especulación, una ciencia.

Sin embargo, por múltiples razones, hoy en día muchos ciudadanos no ven la política, ni tan noble, ni tan ciencia, como la pensó nuestro padre fundador y uno se pregunta  ¿De quién es la culpa? Sin duda alguna que las acciones de muchos políticos han contribuido enormemente a que se haya generado este perfil. Tomemos como ejemplo un caso que ocupa la atención pública hoy en el país: operación falcón debido a que se investigan a varios legisladores.

Sin dudas que la sola mención de legisladores en un tema tan serio como esto es grave. Y otro motivo más, de los tantos que ya hay, para  movernos a una profunda revisión de la manera en la que se configuran las campañas políticas en nuestro país. Repito, debemos revisar el sistema y llevar a que el orden de las cosas produzca mejores políticos.

Si los implicados en la operación Falcon son  “productos de la democracia” tenemos que ver qué hacemos con esos legisladores y luego con las reglas del juego que les permitieron llegar y con reglas del juego me refiero a las que sustentan el sistema del partido pero también las que permiten que el dinero “fluya” para algunos sin que exista, o no parezca que exista, algún tipo de control.

Hay que evitar, como decimos coloquialmente, “meter a todos los políticos en el mismo saco” generalizando como acciones de todos los partidos  las de ciudadanos particulares.  Hacer esto puede llevarnos al terreno de la antipolítica que justamente busca espacio esa incredulidad hacia la política que mencionaba al principio y se aprovecha de esas debilidades.

Incentiva un cuestionamiento que no busca, en muchos casos, una reforma real o un cambio sostenible que verdaderamente cambie la cultura política y la manera en que la concebimos. En otras palabras, cuestiona pero no reforma.

El cuestionamiento a “los políticos” es válido y necesario, pero solo será productivo si va acompañada de acciones concretas que refuercen a su vez “la política”.

Hay que insistir en que el problema no es la política, que el problema no es un partido dejar el discurso de odio y de sembrar dudas sobre una ciencia tan noble. El problema son los políticos de mentiras que vienen a la política a hacer de ella lo que les resulte a ellos, por esta razón, los buenos políticos, los políticos de verdad, de vocación, deben ser los primeros interesados en hacer las reformas necesarias para frenar el paso al dinero del narco, por ejemplo.

Una frase de Fernando Savater dice lo siguiente: «Llegó la crisis y todos los que eran apolíticos se volvieron antipolíticos, pero nadie decidió ser político, que es lo que necesitamos».

Necesitamos que más gente se enamore de la política y no lo contrario, pero necesitamos de un sistema que haga que este amor encuentre un nido.

Ojalá agradece a Telenoticias con Roberto Cavada permitirnos reproducir y distribuir este comentario de Erinia Peralta del 14/9/21.