Distracción de la segunda mayoría

04-11-2020
Política
Ojalá, República Dominicana

En los últimos días, se han desatado debates sobre algunos temas. Uno de estos es quien es la segunda mayoría en el Senado de la República para ocupar el puesto dentro del Consejo Nacional de la Magistratura.


Antes de hablar de la segunda mayoría, debemos establecer quien es la primera. La primera mayoría es aquella que cada elección se presenta a ejercer su voto, que cada mañana se despierta a buscar el que comer. La primera mayoría es el pueblo dominicano.


Estamos viviendo momentos muy críticos a nivel mundial y más en países como el nuestro que la mayor parte de la población ha quedado desempleada o viviendo de ayuda por parte del Gobierno.


Estos momentos nos han llevado a reflexionar de cómo será nuestro futuro y cómo será nuestra economía, ya que muchos viven del sector informal.


Hoy en medio de esta gran crisis, provocada por la pandemia, vemos como estamos siendo afectados por el aumento de precios de la canasta familiar, la inestabilidad en el precio del combustible y un año escolar perdido para la clase más necesitada, ya que no existen los medios ni la tecnología para ofrecer ese derecho constitucional.


A pesar de todos estos males que nos están afectado, vemos un grupo de hombres y mujeres discutir quien es la segunda mayoría, tema que debe ser aplazado o dejar que continúe con lo que establece el proceso de elección. Y si se desarrolla violentando las normas establecidas, dejar al Tribunal Constitucional que decida.


Es en este juego, que no debe caer el PLD, es momento de tomar el liderazgo opositor y lograr aportar soluciones.


No es momento de perder tiempo en discusiones banales cuando el real tema de nación es que la primera y única mayoría está pasando por momentos difíciles, como dijimos anteriormente, sin empleo, ni educación, ni salud, aumentos de los precios de la canasta familiar, ni seguridad.


El PLD no puede dejarse arrastrar por esta distracción que está realizando un grupo de políticos, que se quieren presentar como salvadores y guardianes de la Constitución, cuando se han convertido en reales violadores de principios y valores de este pueblo.


Personajes que prefirieron jugar con los votantes y miembros de partidos políticos por los cuales obtuvieron sus candidaturas y decidieron utilizar los aportes otorgados por la JCE para así tener el beneficio del voto, voto que le fue dado por pertenecer al partido que los presentó y después del triunfo, salir corriendo a las filas de otro.


Partido que hoy en día se ha convertido en promotor de distracción, con temas innecesarios para el momento, queriendo hacerse el gracioso cuando el pueblo está recorriendo por un camino incierto por la pandemia y la falta de plan de Gobierno; así como también un Gobierno que viene tomando medidas sin ningún estudio previo ni plan de nación bien desarrollado.

Es momento de buscar mancomunadamente soluciones reales en favor de la primera mayoría, que es el pueblo, sin importar clase social, bandería política ni religión.

Son momentos de unidad, no de división. Son momentos de trabajo, no de querer ocupar tiempo para otras cosas.


En tal sentido, somos de opinión, el PLD debe aprovechar el tiempo para unificarse, transformarse y reestructurarse, sin caer en el juego que quieren otros.

Es momento de salir bien del Congreso Interno “José Joaquín Bidó Medina” y retomar los valores e ideales por los que nació el partido de Juan Bosch. Y así ser la fuerza opositora, donde el pueblo vuelva a confiar, estando conformada de nuevos hombres y mujeres, mezclando la sangre nueva con la experiencia de sus miembros más antiguos.