Mujeres afganas protestan contra imposición de la burka

10-05-2022
Mujeres
TeleSur

Un grupo de mujeres protestó este martes en la capital afgana, Kabul, contra el nuevo decreto talibán que obliga a las mujeres a cubrirse completamente el rostro y el cuerpo en público, como lo dispuso el llamado líder supremo afgano y líder talibán, Hebatullah Akhundzada.

Las manifestantes en el centro de Kabul corearon consignas, muchas de ellas a cara descubierta, como: «¡Justicia, justicia!», «¡El burka no es nuestro velo!» Después de una breve marcha, los combatientes talibanes detuvieron la marcha e impidieron que los periodistas occidentales, presentes en el acto, cubrieran el evento.

Uno de los carteles que se pudieron observar en la marcha decía: “Queremos vivir como seres humanos, no como un animal atrapado en un rincón de una casa”.

De acuerdo con el decreto de Akhundzada, hecho público durante el fin de semana, se le ordena a las mujeres que se cubran por completo, idealmente con el tradicional burka (niqab) que cubre todo el rostro.

Akhundzada ordenó a las autoridades que despidieran a las empleadas del gobierno que no cumplieran con el nuevo código de vestimenta y que detuvieran a los trabajadores varones si sus esposas e hijas no cumplían.

El decreto de Akhundzada, el cual también ordena a las mujeres «quedarse en casa» si no tienen un trabajo importante que hacer, provocó la condena internacional.

Un día después del decreto, la mayoría de las afganas caminó por las calles de la capital vistiendo el tradicional hiyab, que cubre la cabeza y el cuello, y pocas usaron burkas, que tapan todo el cuerpo, luego que los talibanes ordenaron el sábado que las mujeres utilicen en público un velo que las cubra de pies a cabeza.

La Misión de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama, por sus siglas en inglés), dijo que «esta decisión contradice numerosas garantías con respecto al respeto y la protección de los derechos humanos de todos los afganos, incluidos los de las mujeres y las niñas, que los representantes talibanes habían brindado a la comunidad internacional durante las discusiones y negociaciones durante la última década».

Después que Estados Unidos y otros países occidentales decidieran poner fin a la invasión y ocupación del territorio afgano, iniciado en 2001 y los talibanes tomaran el poder el año pasado, el nuevo Gobierno prometió una versión más suave del gobierno islamista de línea dura que marcó su primer mandato en el poder entre 1996 y 2001, pero ya se han impuesto muchas restricciones.

La decisión de hace seis semanas de posponer la educación secundaria para las niñas afganas fue ampliamente condenada a nivel internacional, regional y local. La nueva decisión de los talibanes podría tensar aún más el compromiso con la comunidad internacional, de acuerdo a la Unama.

Fuente: