¿Un maíz?


Pues sí: soy un maíz, ¿y qué?

Dispuesto a jondearme en el caldero con los demás.

Lo mío es fácil. Nunca me he creído nada del otro mundo. De este, sí.

Sin mi no hay sancocho y los demás lo saben.