Tiempos de ocaso


Y llegaron los tiempos del ocaso, donde las noches son interrumpidas por un toque de queda para los sensatos y para los insensatos se rompe a como de lugar, sin permisos, como si fuera a irse de la escuela a brillar después del recreo.