Testigos


«No me hagas fotos que yo soy muy vieja y fea. Mira que me he pasado mi vida entera trabajando para conseguir nada», María. Sus manos son testigos de su historia, ya no hay nada más que contar…