El Bahoruco oriental también existe

03-03-2021
Medioambiente
Ojalá, República Dominicana

⏱️ 5 min

Ángela Guerrero y Betsaida Cabrera García

Este 03 de marzo conmemoramos el Día Mundial de la Flora y la Fauna Silvestres, también Día Mundial de la Naturaleza, designado por la ONU en 2013 para conmemorar la firma, en 1973, de  la Convención  Internacional para el Control del Tráfico de Especies (CITES).

Es, pues, buen día para que hablemos del Bahoruco y, en especial, de su lado este, el Bahoruco Oriental, una zona que bien merece ser reconocida por su gran biodiversidad y, en especial, su rica flora silvestre (qué le vamos a hacer, somos botánicas).

Hace más de treinta años, Eli Martínez, ingeniero forestal y ecólogo a quien debemos que se haya declarado la Reserva Científica Ébano Verde en la cordillera Central, propuso a una de las autoras de este artículo (Ángela Guerrero, botánica) que hiciera su tesis de licenciatura en Biología con la magnolia (M. hamori), uno de los árboles más representativos de la región junto con Hyeronimadomingensis o palo colorao, y Anthireaoliganta. Desde entonces estamos maravillados y defendiendo esa zona del Bahoruco de la cual pronto aprendimos que no sólo albergaba su ébano (Magnolia hamori), una delas cinco especies endémicas de la isla, sino también un gran tesoro de biodiversidad de todos los grupos botánicos.

Foto: Johannes Hager

En 1983, dos expertos briólogos (así se les denomina a quienes estudian los musgos y sus aliados) reportaron treinta y siete especies de musgos en las montañas aledañas a Barahona (Buck and Steere, Moscosoa 1983). En 1993, la primera autora de este artículo, Ángela Guerrero, publicó su tesis en la revista Moscosoa número 07, donde reporta cuarenta y ocho especies endémicas, que representan veintisiete por ciento de las angiospermas (plantas con flores) de las tres áreas estudiadas en la región. Pero el grupo de plantas mejor representado fue el de los helechos, que constituyen el treinta por ciento del total de plantas encontradas. La familia melastomatácea (plantas leñosas) fue la más diversa, con cuatro géneros y una especie cada una. Al sol de hoy, y a pesar de los desmanes y la fragmentación que ha sufrido el Bahoruco Oriental, aún se siguen descubriendo especies nuevas y su flora sigue maravillando a botánicos nacionales y extranjeros. Comencemos con  las orquídeas.

En la lista de Guerrero (1993), el género Lepanthes ya destacaba con cinco especies endémicas y, según la Lista Roja del Jardín Botánico Nacional, 2016,  había ya 17 especies endémicas bajo alguna categoría de amenaza en ese género en esa región. Y de la misma familia, el género Lepanthopsis, con tres; Pleurothallis, con cuatro; y otros siete géneros más con una especie endémica cada uno. En total, diez géneros de orquídeas con treinta y una especies endémicas amenazadas en el Bahoruco Oriental (en sentido amplio) y, además, sesenta especies nativas en alrededor de treinta y seis géneros todos amenazados por la desforestación, la minería y la resultante fragmentación y destrucción de hábitats.

Volvamos a los helechos. En 2019, Weston Testo, Pteridólogo (experto en helechos)  norteamericano, junto con Lucas Majure, experto en varias familias, acompañados por Teodoro Clase y Yulei Encarnación (nuestros expertos dominicanos) descubrieron varios nuevos tesoros. Susan Fawcet acaba de publicar una nueva especie de helecho del género Goniopteris (G. bahorucensis) del área de Las Filipinas, en el Bahoruco Oriental. No todos los días se descubren nuevas especies de helechos, ya que se trata de plantas de una distribución amplia. Del lado de Polo, L. Majure descubrió una nueva especie del género Miconia, la cual dedicó a Teodoro Clase (M. clasei) y otra especie del género Henriettea (H. multigema) y así por el estilo. Y solamente estamos escarbando la superficie. Y si eso no es suficiente para preservar y conservar el Bahoruco Oriental los zoólogos harán también su parte para visualizar el gran tesoro que es la biodiversidad de esa región.

¡No más depredación! ¡No más minería! ¡Defendamos nuestra vida silvestre, que es la gran mina en áreas tan extraordinariamente ricas como el Bahoruco Oriental!