Colapsa en la Antártida una plataforma de hielo de más de 1.200 kilómetros cuadrados

31-03-2022
Medioambiente
RTVE

Una enorme plataforma de hielo de más de 1.200 kilómetros cuadrados se ha derrumbado en el glaciar Conger, al este de la Antártida, desintegrándose en miles de icebergs a la deriva, según el Centro Nacional del Hielo de EE.UU. (USNIC), con datos de la NASA. Es relativamente común que las plataformas de hielo en la Antártida generen icebergs, pero no es habitual que una plataforma de hielo se desintegre por completo, como ha ocurrido en este caso; y menos aún que se produzca en la Antártida oriental, ya que todos los colapsos anteriores han tenido lugar en la zona occidental del continente.

La ruptura, detectada por primera vez por la Oficina Australiana de Meteorología y confirmada posteriormente por la USNIC, coincide con los últimos datos que revelan que la extensión diaria de hielo marino en la Antártida mostró su nivel más bajo desde que hay registros para el mes de febrero, por debajo de los dos millones de kilómetros cuadrados.

Asimismo el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y la Universiad Côte d’Azur señalaron días atrás que se había batido un nuevo récord de calor en la estación Concordia, a más de 3.200 metros de altitud en el este del continente, con un registro de -11,8ºC el 18 de marzo.
Según las mismas fuentes de investigación de Francia, «se trata de una temperatura extrema, que supera en más de 40 grados lo normal para esta época del año, en esa zona».

Un «reventón»

Desde el Centro Nacional del Hielo de EE.UU. explican que la plataforma colapsada, que se nutría de los glaciares Conger y Glenzer, parecía estar totalmente intacta a principios de este mes de marzo, por lo que el derrumbamiento se ha producido de manera súbita. «Toda la plataforma se derrumbó en solo unas dos semanas», asegura en un comunicado Christopher Shuman, glaciólogo de la Universidad de Maryland, con sede en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Los remanentes helados tanto del hielo de la plataforma glacial como del hielo marino adyacente se dispersaron de las aguas alrededor de la isla Bowman en cuestión de semanas. «El proceso completo tardó menos de un mes», explica Shuman, quien lo llega a calificar como «todo un reventón».

La pérdida de una plataforma de hielo es problemática porque puede contribuir indirectamente al aumento del nivel del mar. «Las plataformas de hielo son esencialmente la ‘banda de seguridad’ que sostiene el resto de la capa de hielo de la Antártida», asegura Catherine Walker, investigadora de la Institución Oceanográfica Woods Hole, quien describe cómo, cuando estas plataformas colapsan, el hielo detrás de ellos puede fluir más rápidamente hacia el océano, «lo que eleva el nivel del mar».

Aunque, según los estándares antárticos, en este caso la plataforma de hielo y los glaciares que retuvo son relativamente pequeños, por lo que se espera que los impactos del colapso sean mínimos. Los científicos están más preocupados por la ubicación del colapso. «Todos los colapsos anteriores han tenido lugar en la Antártida occidental, no en la Antártida oriental, que hasta hace poco se consideraba relativamente estable», apunta Walker.

Fuente: