Ascienden a 120 los decesos por lluvias en Pernambuco, Brasil

02-06-2022
Medioambiente
TeleSur
Compartir:
Compartir:

Las autoridades brasileñas confirmaron este miércoles que ascendió a 120 la cifra de personas fallecidas en Recife, en el estado de Pernambuco, tras las lluvias que azotaron el país.

De acuerdo a organismos competentes, este reporte corresponde al último cuerpo que se preveía encontrar en la comunidad de Vila dos Milagres, en Barro, en la zona oeste de Recife.  

El gobierno del estado de Pernambuco indicó que el número de personas sin hogar ha aumentado a 7.312. Asimismo, corroboraron que se encuentran en 66 albergues distribuidos en 27 municipios.

Nueve cuerpos que arribaron al Instituto de Medicina Legal (IML) desde diversos establecimientos de salud corresponden a personas que fallecieron a causa de las fuertes lluvias que comenzaron el 25 de mayo, según el último reporte ofrecido por los organismos estaduales.

El primer cuerpo encontrado el miércoles en Vila dos Milagres correspondió a un niño cuya identidad aún no ha sido precisada, y cuyo cadáver se halló bajo unos tres metros de tierra. El segundo cuerpo fue encontrado a última hora de la tarde, alrededor de las 5:30 hora local.

La búsqueda continúa en barrios como Vila dos Milagres (zona oeste de Recife); Areeiro (en la ciudad de Camaragibe); Paratibe (en la ciudad de Paulista); Jardim Monte Verde (límite entre Recife y Jaboatão dos Guararapes); Curado IV (Jaboatão); más allá de la región central de Jaboatão.

La Secretaría de Defensa Civil de Pernambuco había puntualizado que los 24 municipios en estado de emergencia eran Abreu e Lima, Aliança, Araçoiaba, Bom Jardim, Cabo de Santo Agostinho, Camaragibe, Glória do Goitá, Goiana, Igarassu, Jaboatão dos Guararapes, Limoeiro, Macaparana, Moreno, Nazaré da Mata; a los que se suman Olinda, Passira, Paudalho, Paulista, Recife, São José da Coroa Grande, São Lourenço da Mata, São Vicente Ferrer, Timbaúba y Vicência.

Casi ocho millones de brasileños fueron afectados por desastres ambientales en los tres primeros meses de 2022.

Al respecto organizaciones sociales denuncian la falta de políticas gubernamentales que resuelvan la crisis habitacional en Brasil.

Fuente: