La opinión de Fitch sobre la economía dominicana

10-03-2021
Economía y empleos
Jaime Aristy Escuder, blog

⏱️ 2.14 min

Jaime Aristy Escuder
El viernes pasado Fitch Ratings confirmó la calificación crediticia del gobierno de la República Dominicana, como emisor de deuda en moneda extranjera, en BB- con perspectiva negativa. La necesidad de una reforma fiscal que reduzca el déficit público a partir de 2022 es el elemento clave de la calificación futura.

En su reporte, Fitch deja claro que si el gobierno dominicano no toma medidas que mejoren la sostenibilidad de la deuda pública la calificación crediticia sufriría un deterioro. La consolidación fiscal implica una reforma tributaria que permita elevar las recaudaciones gubernamentales, que, al rondar el entorno del 14% del PIB, se perciben como muy bajas. Esto cobra una gran importancia debido a que esa calificadora considera que el déficit del sector público no financiero de 2021 no será de 3% del PIB, tal como presupuestó el gobierno del presidente Abinader, sino que será de 4.7% del PIB.

Fitch identificó aspectos positivos de la economía dominicana, que fueron resaltados por el ministro de Hacienda. Entre estos comenta el hecho de que el presidente Luis Abinader haya asegurado la continuidad y la estabilidad de la política macroeconómica del país. Esto es un reconocimiento de que la política económica que se ejecutó en los ocho años anteriores fue positiva y, por tanto, debe ser continuada para asegurar un entorno macroeconómico que estimule el crecimiento del PIB, caracterizado por la estabilidad de precios y una baja volatilidad cambiaria.

Ese buen manejo macroeconómico ha permitido que el gobierno dominicano siga siendo bien recibido en los mercados internacionales de capitales. Esto le permitió al gobierno de Abinader colocar entre septiembre de 2020 y enero de 2021 bonos soberanos por 7,566 millones de dólares, y obtener así las divisas necesarias para enfrentar el choque provocado por el colapso de los ingresos provenientes del turismo.

Fitch resalta que la economía dominicana sigue siendo resiliente frente a los choques externos. Cabe recordar que esta economía enfrentó satisfactoriamente la crisis financiera asiática de 1997, la recesión global de 2001, la crisis financiera global de 2008, así como precios del petróleo superiores a los 100 dólares por barril, como los registrados entre 2011 y 2014.

La diversificación de la cuenta corriente, que se ha logrado por la expansión de las zonas francas de bienes y servicios, por el aumento de las exportaciones de oro, y las mayores remesas de los dominicanos del exterior, entre otros factores, ha sido clave para amortiguar el descenso de los ingresos por turismo. Fitch resalta que esa diversificación, unida al descenso del valor de las importaciones de bienes, permitió que el déficit de la cuenta corriente fuera de solo 1.8% del PIB en 2021.

En resumen, según Fitch, para mantener la calificación crediticia hay que ejecutar una reforma tributaria que mejore las finanzas públicas y continuar aplicando una política económica similar a la del gobierno pasado.