Informe de Harvard: posibilidad de que ocurra otra pandemia puede ser más grande que nunca

Ciencia, Tecnología e Innovación
31-08-2021
Ojalá, República Dominicana

Informe del equipo científico sobre prevención de pandemias reunido por el Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard y el Centro para el Clima, la Salud y el Ambiente Global t. H. Chan de la Escuela de Salud Pública, de Harvard.

Prevenir otra Pandemia, eso queremos, pero cuando nos hemos enfrentado a situaciones similares hemos reaccionado con inventos conspiranoicos como que el huracán Fifi fue un experimento de EEUU o los terremotos de Chile y Haiti fueron otro de los rusos, y claro está, el coronavirus también tenía que ser otro experimento de alguien. Pero la realidad es mucho más dura aún.

Nuestro planeta está al borde de un gran cambio que hemos provocado y aún no entendemos: el cambio climático y sus consecuencias. La Naturaleza es un sistema complejo y no hace diferencias y este planeta está conectado al universo y, por lo tanto, nosotros y toda la vida sobre la Tierra. Cuidemos nuestra casa, es la única solución para mitigar el Cambio Climático y para evitar otra pandemia. Eso es lo que nos dice este informe de un grupo de expertos reunidos para discutir sobre la prevención de nuevas pandemias. Aquí presentamos traducido su resumen ejecutivo para los seguidores de Ojalá y les dejamos el enlace de descarga.

RESUMEN EJECUTIVO Y HALLAZGOS PRINCIPALES

Nadie quiere enfrentar otra pandemia como la de COVID-19. Sin embargo, las posibilidades de que ocurra otra semejante pueden ser más grandes que nunca. Cómo prevenir la próxima pandemia ha sido el tema principal de este informe.

El equipo científico de trabajo en prevención de pandemias reunido por el Instituto de Salud Global de Harvard, y el Centro para el Clima, la Salud y el Ambiente Global de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard evaluó las más recientes investigaciones sobre cuáles fuerzas contribuyeron al derrame patógeno, cuáles acciones son necesarias para reducir el riesgo y qué más tenemos que aprender para hacer más sabias inversiones dirigidas a predecir en orden hacer una mejor prevención de  otra pandemia.

Nuestro reporte contiene hallazgos claves y recomendaciones para investigar y accionar para informar sobre prevención de pandemias. El grupo de trabajo encontró que la evidencia establece seriamente como causa principal del riesgo pandémico el derrame de los virus desde la vida silvestre hacia la gente vía el ganado o los animales domésticos.

El derrame de virus con potencial para crear pandemias ocurre por el cambio de uso de la tierra y en particular la destrucción del bosque  tropical, la expansión de las tierras agrícolas especialmente cerca de los asentamientos urbanos, la intensificación de la ganadería y la cacería de animales silvestres y su comercio.

Las vacunas, medicamentos, pruebas y la fortaleza del sistema de salud son fundamentales para contener los brotes o epidemias locales, una vez ocurren, no son suficientes para manejar el riesgo de pandemia. Al mismo tiempo, las acciones para prevenir el derrame, tales como la preservación del bosque tropical, aportan muchos otros beneficios, incluyendo el secuestro de carbono que es más importante que nunca dados los descubrimientos del Sexto Informe del IPCC (Monitoreo del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Los hallazgos importantes de este reporte incluyen:

  1. Los riesgos de infección pandémica se originan principalmente en derrames de virus desde el ambiente natural hacia la gente vía los animales domésticos o semi-domesticados.
  • El descubrimiento de millares de virus en animales silvestres ha desvelado el potencial contenido en las familias virales que provocan zoonosis, de las que millones de especies de virus todavía son desconocidas.
  • El cambio de uso de la tierra, la cacería de animales silvestres, el tráfico de vida silvestre, y la crianza en granjas son las  fuentes primarias de derrame de zoonosis virales.
  • La conservación de los bosques puede reducir el riesgo de propagación de enfermedades zoonóticas.
  • Las inversiones actuales en el manejo de causantes de los derrames son pequeñas en comparación con las pérdidas provocadas por el COVID-19, aun cuando éstas sean anualizadas en una centuria.

No más de cuatro billones de dólares se gastan cada año en el mundo para prevenir la propagación o derrame de enfermedades, mientras que solamente el COVID-19 ha provocado una pérdida al PIB global  por cuatro trillones de dólares, o casi cuarenta mil  millones de dólares por año por un siglo.

El equipo de trabajo recomienda acciones dirigidas a la prevención de derrames que incluyen más inversiones en conservación de bosques, especialmente en los trópicos; mejorar la bioseguridad alrededor de granjas de animales domésticos y silvestres, y el establecimiento de Plataformas Únicas de Salud que trabajen en la reducción de riesgos de derrames.

El informe también recomienda que las actuales inversiones en el fortalecimiento de los sistemas de salud y las Plataformas Únicas de Salud en los países de ingresos bajos y medios sean compensados para avanzar de manera conjunta en conservación, salud humana y animal y prevención de propagación de enfermedades.

El informe deja claro que se debe aprender aún más para optimizar dónde y cuándo hacer intervenciones de prevención de derrames. La efectividad de las intervenciones ha sido probada en pequeños estudios, pero debe ser evaluada a mayor escala y con total consideración de sus impactos económicos, ecológicos y en bienestar social.

Más investigación puede ayudar a señalar dónde  puede ser más probable que emerjan zoonosis virales de alto riesgo pandémico y cómo reducir tales riesgos de propagación por el tráfico de vida silvestre. El descubrimiento de virus en la naturaleza puede ayudar a informar dónde debemos enfocar las actividades de prevención de derrames y beneficiar la conservación de la naturaleza.

Este informe será distribuido ampliamente, al más alto nivel de las organizaciones privadas, no lucrativas y filantrópicas así como gobiernos y agencias de la ONU, y está dirigido a servir como referencia científica sólida para las muchas e importantes discusiones que tienen lugar a nivel global acerca de los pasos necesarios para reducir las posibilidades de futuras pandemias.