Priprí: patrimonio musical dominicano

30-11-2021
Ojalá ¡No me olvides!
Ojalá, República Dominicana

Acordeón, guayo o güira y tambor balsié. Con estos instrumentos, en alguna enramada de la República Dominicana nació el priprí.

Esta música se hizo popular a principios del siglo 20 en la Sabana del Espíritu Santo, un área geográfica que abarca desde Cambita-Garabitos hasta San José de los Llanos.

Hoy, el corazón del priprí está en Punta, comunidad de Los Morenos, en Villa Mella.

A este peculiar ritmo también se le llama “merengue de palo echao”. El balsié, fundamental en el priprí, se toca sentado encima del instrumento y afincando el talón en el cuero del tambor.

En 2009 el Museo del Hombre Dominicano y el Circulo Cultural Mayohuacan rindieron homenaje al ya fallecido legendario acordeonista Nisito Germán, uno de los mayores gestores del priprí.

Especialistas musicales indican que los códigos para tocar el priprí son únicos, tan desarrollados como la música clásica, con sus armonías y sus colores.

Jóvenes talentos de la música como Yasser Tejeda y la agrupación Palotré han asumido con pasión la difusión de esta música contagiosa. 

Marola es uno de los más conocidos temas de priprí. ¿Lo has bailado alguna vez?

El priprí es patrimonio rítmico y musical de la República Dominicana. Una expresión de la alegría del pueblo dominicana.