República Dominicana en la covidianidad: caso excepcional de crecimiento del sector agropecuario


Durante la pandemia del coronavirus (COVID-19), los hombres y las mujeres de nuestros campos se han erigido nuevamente como ejemplos de valentía, laboriosidad y dedicación, reafirmando su rol de artífices de la seguridad alimentaria que hasta el día de hoy exhibe nuestro país.

La situación sanitaria mundial ha afectado considerablemente al sector agropecuario en América Latina.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), Brasil, Colombia, México y Perú registraron crecimiento bajo o nulo, durante el segundo trimestre de este año, comparado con el promedio de los últimos 5 años.

En Chile, la caída del sector fue de 6%, la más alta durante los últimos 6 años.

Mientras, hasta agosto de este año, la agricultura de nuestro país creció 4.6%, resultado de la valentía y entrega de nuestros agricultores, quienes no se aminalaron ante el coronavirus y se dedicaron, de manera ininterrumpida, a sembrar la tierra.

Ante este accionar de nuestros agricultores, el gobierno del expresidente Danilo Medina no se quedó de brazos cruzados y los acompañó en sus esfuerzos con un paquete de medidas que permitió protegerlos del impacto económico del COVID-19, sobre todo a aquellos que vendían sus productos a hoteles y restaurantes.

Al mismo tiempo, se garantizó que las estanterías de los supermercados estuvieran llenas para satisfacer nuestras necesidades.


¿Cómo el sector agropecuario de nuestro país logró crecer y consolidar su seguridad alimentaria en tiempos de coronavirus? La estrategia impulsada por el gobierno de Danilo Medina, a través de las instituciones del sector agropecuario, consistió en la compra de alimentos para las acciones sociales en favor de los hogares más pobres, reestructuración de una nueva oferta de crédito, flexibilización de las condiciones de pago de los préstamos, entre otras múltiples medidas.

Inclusive, en mayo de este año, República Dominicana obtuvo una cosecha récord de arroz con más de 8 millones de quintales.

Esto es lo que ocurre cuando un Gobierno, de manera permanente, concede al campo la atención que amerita: convierte a pequeños agricultores en agroempresarios listos para enfrentar cualquier desafío que se presente en el camino, en capacidad de seguir garantizando que los alimentos de la canasta básica no falten en las mesas de las familias dominicanas.

Con el esfuerzo cotidiano de nuestros agricultores y las medidas implementadas por el gobierno de Danilo Medina, se demostró que construir una Patria más resiliente, fuerte, democrática, justa, solidaria e incluyente, aún en condiciones adversas, no es una utopía, es posible.