Los inmigrantes, por Norberto James

Literatura - 09-01-2021

Ojalá rinde tributo al gran poeta, orgullo del Ingenio Consuelo y de la República Dominicana, Norberto James, fallecido este viernes. Recupera uno de sus más emblemáticos poemas: «Los Inmigrantes», un homenaje y una historia lírica de la comunidad cocola.

Esta obra, contenida en el poemario “Sobre la marcha” (1969), constituye uno de los poemas esenciales dominicanos del siglo XX.

Los inmigrantes

Aún no se ha escrito
la historia de su congoja.
Su viejo dolor unido al nuestro.

I

No tuvieron tiempo
-de niños-
para asir entre sus dedos
los múltiples colores de las mariposas.
Atar en la mirada los paisajes del archipiélago.
Conocer el canto húmedo de los ríos.

No tuvieron tiempo de decir:
-Esta tierra es nuestra.
Juntaremos colores.
Haremos bandera.
La defenderemos.

II

Hubo un tiempo
-no lo conocí-
en que la caña

los millones
y la provincia de nombre indígena
de salobre y húmedo apellido
tenían música propia
y desde los más remotos lugares
llegaban los danzantes.

Por la caña.

Por la mar.
Por el raíl ondulante y frío
muchos quedaron atrapados.

Tras la alegre fuga de otros
quedó el simple sonido del apellido adulterado
difícil de pronunciar.
La vetusta ciudad.
El polvoriento barrio
cayéndose sin ruido.
La pereza lastimosa del caballo de coche.
El apaleado joven
requiriendo
la tibieza de su patria verdadera.

III

Los que quedan. Éstos.
Los de borrosa sonrisa.
Lengua perezosa
para hilvanar los sonidos de nuestro idioma son
la segunda raíz de mi estirpe.
Vieja roca
donde crece y arde furioso
el odio antiguo a la corona.
A la mar.

A esta horrible oscuridad
plagada de monstruos.

IV

Óyeme viejo Willy cochero
fiel enamorado de la masonería.

Óyeme tú George Jones

ciclista infatigable.

John Thomas predicador.

Winston Brodie maestro.

Prudy Ferdinand trompetista.

Cyril Chalanger ferrocarrilero.

Aubrey James químico.

Violeta Stephen soprano.

Chico Conton pelotero.

Vengo con todos los viejos tambores
arcos flechas
espadas y hachas de madera
pintadas a todo color ataviado
de la multicolor vestimenta de «Primo»
el Guloya-Enfermero.

Vengo a escribir vuestros nombres
junto al de los sencillos.
Ofrendaros

esta Patria mía y vuestra
porque os la ganáis
junto a nosotros
en la brega diaria
por el pan y la paz.
Por la luz y el amor.
Porque cada día que pasa
cada día que cae
sobre vuestra fatigada sal de obreros
construimos
la luz que nos deseáis.
Aseguramos
la posibilidad del canto
para todos.

(San Pedro de Macorís, 1969).

Vida y obra

Norberto James Rawlings nació en San Pedro de Macorís, el 6 de febrero de 1945. Los primeros años del poeta, perteneciente a la Generación del 60, transcurrieron en las inmediaciones de un ingenio azucarero.

Debido a su militancia política marchó a un exilio político en La Habana, Cuba, donde cursó una licenciatura en letras. Regresó a Santo Domingo en 1979.

Dentro de sus últimas producciones, se destaca el poemario «La urdimbre del silencio», donde hace una larga reflexión en torno a la vida en las esferas externas a su país natal.

 Sobre este poema ha escrito su autor: «La voz del poeta, confundida aquí con la brega de ese mar inconmovible, arropa con su luminosidad la memoria de los días idos».


Lo que queda de ese gesto afincado en la lejanía no puede ser menos que una ganancia. Este noble maestro nos exige una tarea, una lección sencilla de humanidad: saber escuchar esa “música amarga” de nuestro mar más próximo, el mismo que tres generaciones atrás impulsara a los James jamaicanos de Ocho Ríos hasta el polvo del Ingenio Consuelo y su miseria.

 A esa estirpe secreta de los cocolos macorisanos, ninguneados como muchos otros hijos del Caribe en la República Dominicana de ayer y hoy, le dedicó el joven Norberto, en 1969, acaso su más grande creación. ​

A Norberto James le sobreviven su esposa, Elizabeth Wellington, su hijo Tito Wellington James, así como las hijas de un matrimonio anterior, Malva Mariana James Mangan y Ruth Esther James Rodríguez.