|
Por: José Román Diní
| |
Martes, 07 de Octubre de 2014
|

Desde el punto de vista histórico hablar del transporte público  en República Dominicana implica remontarnos a los años 1930 donde comienza a definirse la necesidad de un transporte masivo de pasajeros que mediante “evaluación” se llegó a la conclusión de importar autobuses sin cerciorarse cómo conseguir repuestos al momento que un vehículo empieza a tener fallas mecánicas, debido a la urgencia que había a principio de siglo.

Estas dificultades y otras que llegaron luego con la segunda guerra mundial, justificaron su pausa por espacio de 10 años y fue en la década del 40 que se forma la primera empresa del transporte público llamado: “Unión de Propietarios de Autobuses”, debido a un conflicto internacional reinante en la época. Esta compañía se caracterizó por su operación con autobuses creados con chasis de camión y bancos de madera.

Esta compañía tenía dentro sus unidades, autobuses de dos pisos, con la parte superior descubierta, las cuales, más que como medio de transporte, eran utilizadas para pasear, pero debemos destacar que además en adición a esos autobuses existían dos rutas de transporte urbano que eran servidas por carros en el área urbana de la época.

 El servicio de carros, ofrecía una menor frecuencia, pero daba un mejor servicio, por las diversas modalidades de transporte de pasajeros que ya imperaba. Con el tiempo éstas entre otras ventajas, convirtieron al carro público en el sistema de transporte de mayor uso en la capital.

Sólo pasaron 20 años, o sea en la década del  60 para que nuestro transporte tenga  mayor número de pasajeros movilizados  en carros que en autobuses donde en la mayoría de los casos como en la actualidad, los choferes que se dedicaban al transporte público no eran propietarios de los vehículos, por lo que una de las primeras medidas que realiza el Estado Dominicano en el transporte público, es la compra de vehículos para ser entregados a los choferes que se dedicaban a esta labor y que se quejaban de los costos de la renta de los vehículos.

Es preciso señalar el desarrollo vertiginoso del transporte y es en la década de los años 70s que se crea la Corporación Municipal de Transporte Colectivo, con la finalidad de controlar y regular el servicio de transporte público de pasajeros que era ofertado por menos de diez operadores de transporte que tenía como único propósito mejorar el servicio, viéndose obligado el Estado Dominicano a comprar 10 autobuses de la marca Bulue Bird, que fueron entregados a los operadores.

Es lamentable pero hay que decirlo que todos los esfuerzos que sean hecho en el transporte como iniciativa, no tuvieron éxito y a finales de la década del 70s es creada la Oficina Nacional de Transporte (ONATRATE), quien  además de regular el transporte público y establecer las tarifas, funcionaban como operadora, con una flota vehicular de 500 minibuses.

Es en la década de los 80s que se empieza a disfrutar de un servicio más eficiente que en años anteriores, pero fue degenerando, debido al incremento de las ofertas a través de los autobuses tipo escolar que el pueblo bautizó como “Banderitas”, debido a que estos autobuses estaban pintados con los colores de la Bandera Nacional.

En medio de la difícil situación, debido a los conflictos sociales que se estaban escenificando, fue creada la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), con el objetivo de regular el transporte de pasajeros a nivel nacional.      

Fue en los años 90s, ante el desorden del sector, que son creada dos nuevas instituciones: La Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) y la Oficina Metropolitana de Autobuses (OMSA). La primera fue fundada como institución fiscalizadora del tránsito y el transporte a nivel nacional y planificadora del transporte urbano del “Gran Santo Domingo” y la segunda sustituye a ONATRATE como operadora estatal de transporte público e inicia sus operaciones con 614 autobuses, de las marcas Mercedes Benz, en diferentes corredores de Santo Domingo y Santiago. En los corredores de operación de la OMSA. Se crearon carriles exclusivos para los autobuses y paradas específicas para el monte y desmonte de pasajeros.

Es preciso señalar que durante esta década fueron importadas mil unidades de taxis denominada “pollito” (por su color amarillo), mediante un acuerdo de cooperación entre los Gobiernos de la República Dominicana y España, por un monto de 30 millones de dólares.

Para inicio de la primera década del siglo XXI, llegaron al país 285 unidades de color blanco (llamada Garzas) de un total previsto de 485, luego ante el decadente estado de la flota vehicular que ofrecía el servicio, el Gobierno inició un proceso de renovación de la flota, a través del Consejo Nacional de Transporte del Plan Renove.

De acuerdo al Manual Normativa del Transporte implementada en la gestión 2009-2011 en la Oficina Técnica de Transporte Terrestre(OTTT), el consejo debía establecer y dirigir 4,415 unidades de 15, 28 y 45 pasajeros; el plan se detuvo antes de su culminación, debido a escándalos por mal manejo y corrupción.

Para el año 2004 y ante un imperante caos en el transporte público, se crea la Oficina del Metro, que al año siguiente pasaría a llamarse Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET), quien tendría a su cargo el diagnóstico de la situación del sector, la identificación de los problemas del transporte, el diseño de la soluciones y sentar las bases para la planificación del transporte a largo plazo. Fruto de estos trabajos, se inicia en el 2005 en el Gobierno que encabezó Leonel Fernández, la construcción de la Primera Línea del Metro de Santo Domingo y se inician los trabajos en conjunto de las instituciones ligadas al transporte que antes se encontraban segregadas.

La Primera Línea del Metro atraviesa la ciudad en sentido Norte-Sur y es la primera de seis líneas, que junto a los sistemas de alimentación, conforman la red maestra del transporte público urbano de las provincias de Santo Domingo y el Distrito Nacional.

Mientras que la Segunda  Línea del Metro de Santo Domingo como Sistema Integrado de Transporte Rápido Masivo, atraviesa esta ciudad de Oeste a Este totalmente soterrada, es iniciada y  concluida por los Gobiernos del oficialista partido morado, logrando de esa forma disminuir un poco la aglomeración de pasajeros en las distintas paradas.    

 

Finalmente debo decir que la expansión de la segunda Línea del Metro, ejecutada por el gobierno actual del presidente Danilo Medina, abarcará desde la parte occidental de la cabecera del puente Francisco del Rosario Sánchez, hasta la comunidad de San Luis, municipio Santo Domingo Este. Esta obra constituye un ejemplo fehaciente del desarrollo víal en nuestro país.

Perspectiva Ciudadana