|
|
Jueves, 03 de Mayo de 2001
|

Este año se han importado 284,000 quintales de cereal, a través del Instituto de Estabilización de Precios (Inespre), no obstante esperarse en la primera etapa de producción una cosecha récord de más de cinco millones de quintales. Sectores que intervienen en la producción de arroz coincidieron en señalar, en entrevistas para EL SIGLO, que el alto costo de producción del cereal obedece a la alta tasa de interés, que es de hasta un 36% anual, además al alto costo de los insumos, maquinarias y mano de obra.

En la zona Noroeste del país, por ejemplo, el costo de siembra y transplante de una tarea de arroz oscila entre los RD $1,220 y los RD $1,240, de los cuales entre un 20% y un 25% es para el pago de mano de obra, informó el científico taiwanés Yin Tieh Hsieh, quien desde 1995 viene trabajando en la creación de semillas de arroz para la producción.

Mientras, el presidente de la Asociación de Productores Arroceros del Nordeste, Américo Rodríguez, aseguró que en la cosecha actual el costo de producción se incrementó a RD $2,800 por tarea. De su lado, el director del departamento de Fomento Arrocero de la Secretaría de Agricultura, José Antonio Díaz, advirtió que de continuar la situación arrocera nacional con una producción deficitaria y estancado en el aspecto de la productividad, para el 2005 el déficit del cereal será del orden de los tres millones de quintales.

CULTIVO. El área arrocera nacional es de un millón 450 mil tareas, de las cuales un millón 90 mil tareas está siendo cultivada con una variada gama de cereal, que incluye el Prosequisa 4, la cual representa el 90% de la producción. Las demás variedades son Prosequisa 5, 6 y 7; Juma 57, 58, IR6, IR8, 66 y 67; Isa 40; Cristal 100 y Ámbar.

Toda esa variedad de arroz se ha logrado gracias al desarrollo tecnológico en que están inmerso tanto el sector privado como el oficial, lo cual ha permitido ir creando nuevas semillas para la producción del cereal.

A la tecnología aplicada y el uso de fertilizantes para el control de malezas se debe la gran variedad de arroz y la cada vez mejor calidad del arroz que se consume en el país.

TIPOS DE ARROZ. De acuerdo con el director de Fomento Arrocero, en el mercado nacional se manejan dos categorías de arroz que son el selecto y superior, los cuales a su vez se subdividen en selecto A y B, y superior A Y B.

Díaz explicó que esas subcategorías no son una variedad de arroz en sí, sino un nuevo producto creado por los molineros con los subproductos del cereal, como el medio grano, y el cuarto de grano o puntilla que queda luego que se selecciona el grano entero.

"De ese subproducto, el medio grano se utiliza como mezcla para establecer la categoría B del arroz selecto y superior; una parte se exporta hacia Haití donde hay una alta población de consumidores del medio grano y la puntilla", aseguró el funcionario.

MARCAS. Las marcas del arroz, afirmó el productor Fausto Pantaleón, están determinadas por las casas, fábricas o molineros que procesan el cereal para lanzarlo al mercado. Entre las marcas más reconocidas citó La Garza, Pymco, El Gallo, Premium, Campo, Soberano y Espiga Real.

ESTADÍSTICAS. En los últimos cuatros años la mayor siembra de arroz fue de 2,054,534 de tareas, de las cuales, 702,020 corresponde a parceleros de la Reforma Agraria, y el resto a productores privados. Durante ese período, el Banco de Reservas otorgó financiamientos por un monto de RD $3,407.2 millones, a una tasa de interés anual de un 18%.

TECNOLOGÍA. El desarrollo tecnológico del cultivo de arroz en la República Dominicana comenzó con la creación de la Estación Experimental Arrocera de Juma-Bonao, y se consolidó tras la llegada al país, en 1963, de la Misión-Técnica Agrícola China-Taiwán, que desarrolló variedades tecnológicas modernas que fueron diseminadas todo el territorio nacional.

La tecnología avanzada, además de contribuir sobremanera a mejorar la calidad del arroz que se consume en el país, ha incrementado la producción y la productividad del cereal, ya que cada vez son más los productores que habían abandonado la actividad por lo poco rentable que estaba siendo, los que se han reintegrado a la misma ante la mejoría experimentada por la incorporación de nuevas técnicas de producción.

Crear una semilla para producción, de arroz como las Prosequisas se toma entre ocho y 10 años, explica el encargado de la Unidad de Investigación de Prosequisa, pero el rendimiento de la misma es doble, lo que hace mucho más rentable la actividad del productor arrocero, ya que con una misma semilla puede cosechar dos y tres veces sin necesidad de sembrar más que una sola vez.

Destacó que mientras el costo de producción por tarea en la primera siembra oscila entre los RD $!,600 y RD $1,800 mensualmente, en la producción del retoño de la semilla este costo se reduce a RD $300 y RD $600, es decir, RD $1,000 mensualmente por tarea.

"La gente está muy motivada porque poner a producir esta semilla sólo hay que pasar una máquina o chapiar, no hay que preparar suelos ni hacer muros, además de que el ciclo (de producción) es mucho menor; el de siembra es de 130 a 150 días, pero el retoño es de 70 a 75 días, lo cual hace que el interés a pagar a los bancos sea menor, porque se invierte menos en el retoño" aseguró Tieh Hsieh.

Sin embargo, lo mismo no ocurre con las variedades juma que se producen en la Estación Experimental del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias Forestales (IDIAF).

El director de Fomento Arrocero de Agricultura dijo que en los últimos 10 años el Estado dominicano descuidó parte de las investigaciones, la cual fue asumida por el sector privado, principalmente por Prosequisa que tiene prácticamente copado el mercado del arroz con la variedad Prosequisa 4. "En este momento hay una gran preocupación entre los productores y técnicos que nos dedicamos al trabajo agropecuario, fundamentalmente en arroz, porque estamos sosteniendo lo que es la producción de arroz a nivel nacional en una sola variedad, lo que en un momento determinado, si esa variedad falla podría crear un problema mayúsculo en términos de producción y en el orden económico, porque eso implicaría tener que importar arroz con divisas que no produce el país", dijo Díaz. Tanto el funcionario como el técnico taiwanés, revelaron a El Siglo que tienen en proceso la creación de nuevas semillas que estarían en el mercado próximamente.

"Estamos acelerando el proceso de común acuerdo de todas las demás instituciones del sector privado, para dar respuesta a tres o cuatro variedades de, manera rápida, incluso, no sólo se están haciendo trabajos de investigaciones con variedades nativas, sino que hemos estado trayendo de otros países de América Latina variedades ya definidas en esas naciones con el propósito de determinar aquí su posible adaptación, para lo cual ya se están haciendo investigaciones y pruebas", reveló Díaz. De su lado, Tieh Hsieh informó que a más tardar a principios del año próximo tendrá lista una nueva variedad de nuevas semillas. "Yo estoy trabajando en siete sitios diferentes, con diferentes climas, suelo y agua, que son los tres factores principales para sacar alta producción, y espero que al final del año o principio del que entra, poder ofrecer otras opciones, tres o más nuevas opciones de semillas".

CONSUMO. La población dominicana consume diariamente entre 22,000 y 23,000 quintales de arroz, equivalentes a 650,000 quintales por mes y aproximadamente ocho millones de quintales al año. El arroz, como dieta diaria del pueblo dominicano aporta el 31% de las calorías y el 25% de las proteínas que ingiere la población, y su aporte a la economía nacional supera los RD $4,000 millones por año.

En la primera etapa del año arrocero 2001, que comprende el período diciembre 2000- mayo 2001, se programó la siembra de 1,102,705 tareas, y a la fecha se han sembrado 1,150,470 tareas, o sea, 47,756 tareas más de la programada. La meta de siembra para el presente año es de 2.2 millones de tareas.

Mecanización

El científico taiwanés Yin Tieh Hsieh dijo que para abaratar el costo de producción de arroz es necesario mecanizar todo el proceso, lo cual han comenzado a hacer con la fabricación de varias maquinarias que ya han sido incorporadas al proceso de siembra y transplante.

Aseguró que con la mecanización bajará el costo de producción, ya que una de las razones de su alto costo es la utilización de mano de obra cara.

"Estamos fabricando maquinarias sencillas bajo un modelo importado, para que pequeños productores puedan utilizarlas en vez de la mano de obra que mayormente es haitiana", informó el técnico extranjero que ha estado trabajando en el país desde 1965 en el desarrollo de la producción arrocera. Tanto Tieh Hsieh, quien es encargado de la Unidad de Investigación de la Procesadora de Semilla Quisqueyana (Prosequisa), como el director del departamento de Fomento Arrocero de la Secretaría de Agricultura, José Antonio Díaz, aseguraron que a la República Dominicana le será difícil alcanzar una producción de arroz suficiente para el consumo local, y mucho menos exportar el producto, mientras en el país no se eliminen los obstáculos que tiene el sector, tales como alta tasa de interés, alto costo de insumos y de la mano de obra.

Perspectiva Ciudadana