| |
Sábado, 26 de Mayo de 2018
|

 

Cuba es un pequeño país de apenas 11 millones de habitantes, pero su contribución a la salud global es muy grande lo que representa un motivo de inspiración, expresó el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En entrevista exclusiva para la Agencia Cubana de Noticias destacó el nacimiento de nuevos proyectos para apoyar la formación de profesionales y las oportunidades de entrenamiento que la nación caribeña ofrece a otros países.

"Debemos llegar a acuerdos trilaterales entre la OMS, Cuba y los países beneficiarios, de manera que podamos cubrir algunas de las necesidades financieras para el entrenamiento de médicos en la Isla", comentó Ghebreyesus, quien anunció el desarrollo de un programa de becas.

Esta es una misión que los cubanos asumen desde 1999, cuando se fundó la Escuela Latinoamericana de Medicina, que hasta la actualidad ha graduado 28 mil médicos de 105 países, pero necesitan ayuda para seguir apoyando a los demás, comentó.

Del encuentro reciente con el doctor Roberto Morales, vicepresidente del Consejo de Estado y ministro de Salud Pública, a quien llamara hermano, refirió que fue un momento especial pues rememoró las impresiones que tuvo durante su última visita a la nación caribeña en el mes de abril.

Un año después de comenzar su misión como Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Adhanom Ghebreyesus lideró la LXXI Asamblea Mundial de Salud, que concluye este sábado y contó con cerca de cuatro mil participantes entre delegados de los países miembros y representantes de otras organizaciones asociadas que profundizaron en los desafíos, políticas y planes estratégicos para garantizar un mundo más saludable para todos.

En intensas jornadas de trabajo el Director General de ese organismo internacional sostuvo reuniones bilaterales con ministros y jefes de delegaciones con el objetivo de conocer las preocupaciones, problemas y experiencias positivas.

Adhanon Ghebreyesus destacó como medular en la agenda la aprobación del Plan Estratégico Quinquenal y explicó que el documento se desarrolló y discutió en todos los comités regionales, sesiones especiales y regulares con anterioridad hasta llegar a la Asamblea.

Esta es, acotó, la ruta a seguir y establece las prioridades, por lo tanto, es un requisito para todo lo que hacemos y así lo entendieron los países miembros que lo aprobaron con determinación un año antes de lo previsto.

Sobre la adopción en tan corto plazo del también conocido como Programa General de Trabajo, explicó el alto directivo que es una muestra de la determinación de la OMS  proceder con sentido de urgencia ante las tareas que asume.

La Asamblea incluyó un reconocimiento a las personas que conforman la gran familia de la OMS, como es el caso del médico y microbiólogo italiano Carlo Urbani, quien identificó el Síndrome respiratorio agudo grave (SRAG), una enfermedad nueva, y murió contagiado por ella mientras trataba de salvar vidas.

Conmovido por el quehacer de todos los que trabajan en la primera línea, comprometidos con la misión de salvar a los pacientes mientras ponen en riesgo la propia vida, el Dr. Ghebreyesus describió el difícil escenario que representa hoy el brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC).

Elogió la actitud transparente del gobierno de esa nación africana al declarar el brote inmediatamente después de la confirmación de los primeros dos casos y solicitar la movilización de todas las fuerzas nacionales e internacionales.

El propio Director General de la OMS visitó el epicentro del brote en un recorrido que describió como un honor, pues le permitió interactuar con los colegas que se arriesgan en esa misión y entender mejor la estrategia a desplegar para controlar la epidemia y evitar su expansión a otras comunidades y países vecinos.

Perspectiva Ciudadana