|
Ramón Tejeda Read
| |
Miércoles, 23 de Mayo de 2012
|

¿Por Qué no reconocer el triunfo de los otros?

¿Por qué si ganan los otros hay dictadura y si gano yo hay democracia?

¿Por qué si ganan los otros fue con ‘’trampas’’ pero si gano yo es ‘’legítimo’’?

¿Por qué esa forma tan simplona de analizar la realidad que sorprendentemente comparte hasta gente a la que suponemos poseedoras de mayores luces?

¿Por qué creer que los demás son idiotas y que los únicos ‘’inteligentes’’ son los líderes del PRD-PPH que se hicieron la ilusión de que eran invencibles? ¿Acaso no habían perdido ya cuatro veces antes?

¿Por qué ese creer que seguimos en los setentas, luchando en los 12 años de Balaguer, y no entender que hoy ha cambiado el escenario social, cultural, material del país y que esos cambios, que son fruto principalmente del cambio económico, han traído consigo una nueva realidad política?

¿Por qué persistir en ese recurso de seguir alimentando el imaginario levantisco de ciertos militantes de las filas derrotadas anclados todavía en el pasado ‘’heroico’’?

¿Por qué no admitir que la derrota es el fruto de una incapacidad para construir mayoría ciudadana?

¿Por qué no admitir los propios errores y reconocer los aciertos de los demás?

¿Por qué persistir en vender la idea de que ‘’los otros son unos malvados’’ y que’’ yo soy la Virgen de Altagracia en persona’’?

¿Por qué desacreditar el proceso electoral sin presentar una sola prueba de las acusaciones que se hacen?

Podríamos hacer muchas preguntas más y, de seguro, todas apuntarán hacia un análisis absolutamente acomodaticio de los fenómenos sociales y políticos y a aportar,  por lo tanto, razones para la derrota del proyecto fracasado encabezado por Hipólito Mejía.

Perspectiva Ciudadana