|
Ramón Tejeda Read
| |
Lunes, 08 de Julio de 2013
|

El nuevo modelo de desarrollo puesto en marcha por el presidente Medina está llamado a impactar en todos los niveles de la sociedad.

Ese impacto será tanto cuantitativo como cualitativo.

En lo cuantitativo deberá percibirse como incremento de las actividades económicas en sus diferentes aspectos (producción, comercio, empleo, infraestructura) y será medible, en particular, en correspondencia con los compromisos asumidos por el Presidente (cuatrocientos mil nuevos puestos de trabajo, ochocientas mil personas alfabetizadas, déficit fiscal reducido drásticamente, etc.).

En lo cualitativo—estrechamente vinculado a lo anterior—el impacto es ya evidente y es coherente con la divisa de campaña del hoy mandatario: ‘’corregir lo que está mal, continuar lo que está bien y hacer lo que nunca se hizo’’.

El segundo componente de ese tríptico (‘’continuar lo que está bien’’), por cuanto no colide necesariamente con lo que ya estaba en marcha, no está llamado a provocar sino los impactos esperados de su propia dinámica.

Pero ‘’corregir lo que está mal’’ y ‘’hacer lo que nunca se ha hecho’’ son dos elementos de la ecuación de campaña llamados a impactar de manera cualitativa y decisiva en la sociedad dominicana.

El compromiso con la transparencia y la gestión ética y moral de los recursos e iniciativas del Estado, por ejemplo, era algo anhelado por la sociedad y el Presidente lo ha asumido como parte de aquellos dos componentes de su divisa de campaña.

Esos dos elementos están llamados a germinar cambios cualitativos en la sociedad dominicana. Esos cambios, desde luego, traerán resistencia desde los sectores acostumbrados a la opacidad, a la informalidad, a la nebulosa en que se alimentan negocios y fortunas de todo género.

Desde esa nebulosa puede salir cualquier cosa en términos de resistencia a los cambios cuantitativos y cualitativos a que estamos abocados y para ello habrá que estar preparados en todos los sentidos.

Sin embargo, lo más importante de los cambios cualitativos habrá de manifestarse en términos de optimismo, confianza en el futuro, creación de nuevas oportunidades, surgimiento de millares de nuevos emprendimientos, crecimiento con justicia y distribución, y todo eso será siempre más importante que la maquinación y sordidez que puedan proceder de aquella nebulosa.

Perspectiva Ciudadana