|
Ramón Tejada Holguín
| |
Jueves, 03 de Febrero de 2011
|

Max Puig, Ministro de Trabajo y conocido sociólogo, dijo que cada año cien mil jóvenes llegan a la edad de trabajar, pero el modelo económico no crea empleos suficientes para absorberlos.

La incorporación al trabajo de la mayoría de la juventud se hace a través de la informalidad y actividades poco remuneradas. Pero, el problema no es sólo económico. Hay quienes se acercan a los paraísos ficticios que las drogas prometen y quienes lanzan su vista allende los mares.

El mercado de trabajo tiene un impacto enorme en la cohesión social y la construcción de una sociedad democrática porque: 1) es fuente de ingresos de las personas, 2) permite el acceso a la seguridad social, garantizando la jubilación, y 3) "como espacio de trabajo, ofrece posibilidades de expresión y desarrollo de capacidades individuales y representa para el individuo su canal de inserción en el esfuerzo colectivo de creación de riqueza económica y cultural, haciéndole partícipe e integrante de un proyecto colectivo, factores que refuerzan su identidad y comunión con los valores que la sociedad propugna" (Ver CEPAL:  "Equidad, Desarrollo y Ciudadanía", pág 123).

Dicho en otras palabras, un empleo en el sector formal de la economía impacta en lo económico, porque permite que la juventud consiga ingresos. En la productividad del trabajo, porque a mayor seguridad laboral y social mayor es el entusiasmo con que se trabaja y la posibilidad de desarrollar todas las potencialidades y capacidades. En lo socio-cultural porque ayuda a la construcción de identidad de la juventud y a la cohesión social. En lo político porque favorece el compromiso con el colectivo y da forma a la acción colectiva fortaleciendo los lazos de solidaridad.

Se ha dicho y con razón que mirando las características de la juventud actual, se pueden encontrar elementos para saber cuál será el futuro. Como quien dice, el futuro de la sociedad dominicana lo construimos en el presente de la juventud. Tomando en cuenta que la movilidad social dominicana se reduce, que la proporción de jóvenes que tienen acceso al mercado laboral formal es mucho menor que la que queda fuera, pregunto, sin ánimos de fuñir la paciencia, ¿qué será de nuestra nación para el 2020?

Santo Domingo, 3 de febrero de 2011

•El autor es sociólogo, investigador y académico dominicano. Por feliz definición, también ciudadano.

ratehol@gmail.com

desdeelpaisdealicia.blogspot.com

Perspectiva Ciudadana