|
Ramón Núñez Ramírez
| |
Domingo, 03 de Junio de 2012
|

Continuar lo que está bien, corregir lo que está mal y hacer lo que nunca se hizo”, no era un eslogan, fue, como decía mi amigo Roberto Rodríguez Marchena, “el hilo conductor de la campaña”, “el paraguas comunicacional”, y si bien al inicio algunos mercadólogos lo consideraron muy largo para memorizarlo, lo cierto es que prendió, y resumía en una frase el paquete de propuestas del candidato, que ahora Presidente electo encarna las esperanzas de los que votamos por él, y los que no, pero aspiran a un cambio.

Continuar lo que está bien es preservar ese bien tan importante que es el crecimiento con estabilidad; justamente  uno de los logros principales de este gobierno, en medio de una economía global en crisis.

Continuar lo que está bien es preservar el programa Solidaridad y ampliar en 200 mil familias adicionales. Continuar lo que está bien es incluir toda la población pobre en el régimen subsidiado de la seguridad social, incorporando 1.4 millones de afiliados a los 2.35 millones actuales. Es también convertir a Promese en la única central para la compra de medicamentos e insumos para el sector público e instalar una farmacia del pueblo en cada municipio y distrito municipal.

Continuar lo que está bien es implementar en su totalidad la Reforma de la Administración fiscal, con la cuenta única de tesorería en sesenta días, así como el cumplimiento de la Ley de Compras y Contrataciones. Continuar lo que está bien es la construcción de infraestructuras en todo el país. Corregir lo que está mal es mejorar la calidad del gasto, implementar una reforma fiscal integral con impuestos menos regresivos, ejecutar el presupuesto con un superávit primario y emprender sostenidamente la reducción del índice de deuda pública entre el PIB. Corregir lo que está mal es ejecutar los proyectos en base a un estricto orden de prioridades y las consultas con las comunidades acerca de sus necesidades, como lo establece la Ley 498-06, que crea el Sistema Nacional de Planificación e Inversión Pública.

Corregir lo que está mal es cumplir y hacer cumplir todas las leyes y la Constitución, desde el Presidente de la República, sus funcionarios hasta el ciudadano común. Corregir lo que está mal es mejorar la calidad de los servicios públicos, la institucionalidad y tolerancia cero con la corrupción. Corregir lo que está mal es que todos los funcionarios se comporten con un alto estándar de honestidad y moralidad personal.

Hacer lo que nunca se hizo es otorgar el 4% del PIB a la educación y seguir aumentándolo de acuerdo a lo establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo, también la tanda extendida y construir 18 mil aulas para poder implementarla.

Hacer lo que nunca se hizo es introducir cambios en el modelo económico, canalizar mayores recursos financieros a los sectores productivos, crear el Banco de Desarrollo y Exportación, los bancos de los pobres y la mujer, fomentar la innovación y el emprendedurismo.

Hacer lo que nunca se hizo es firmar pactos con toda la sociedad, como lo establece la Estrategia Nacional de Desarrollo, en el área fiscal, la educación y el energético. Y cumplirlos.

Son muchos los retos que tiene por delante el próximo Presidente Danilo Medina, retos relativos a problemas endémicos, retos de más reciente factura, como el crecimiento del narcotráfico y la criminalidad, y también retos derivados de la crisis económica global y de la inserción del país en esquemas de libre comercio.

Si Danilo Medina continúa todo lo que está bien, si corrige algunas de las cosas que están mal y además implementa políticas positivas que nunca se habían hecho, estará creando el escenario para reducir la pobreza, construir una sociedad de oportunidades y garantizar la continuidad del proyecto-país que representa el PLD, aliados y sector externo.

Perspectiva Ciudadana