|
orlando gil
| |
Lunes, 19 de Mayo de 2008
|

EL CONTROL.- El PLD supo que su triunfo en primera vuelta estaba asegurado desde temprano mediante técnicas de investigación y control que demostraron ser muy efectivas. Antes del mediodía realizaron un sondeo por teléfono a personas que ya habían votado y pudieron hacer una proyección de un 62%, que luego se ajustó en un 58%, y que no terminó como resultado final debido a que la abstención fue superior a la calculada. Como norma se tiene establecido que el absentismo perjudica al partido o candidato mejor posicionado. Igualmente hubo las conocidas encuestas a boca de urna, a las que se atribuye más fidelidad que las que registran intención de voto, y que sirvieron para confirmar la tendencia inicial. Los demás recursos puestos en escena, como el conteo rápido, llenaron su cometido, de manera que la dirección de campaña y los peledeístas en general no temían sorpresas ni sustos. Incluso, parece que estos datos llegaron a los oponentes, pues hubo dirigentes del PRD que se dispararon como breaker al promediar la tarde, proclamando la victoria cuando todavía no se habían cerrado las votaciones. Orlando Jorge Mera, secretario general, y Neney Cabrera, jefe de campaña, no fueron prudentes al hacer pronunciamientos de ese tipo y ante una militancia como la perredeísta que es de por sí efervescente Por suerte el efecto Alka seltzer no se salió del vaso…

LA REUNIÓN.- Mientras las masas del PRD que revoloteaban por los alrededores del comando de campaña se debatían en ese ánimo contradictorio de gozo-pena, el círculo íntimo del candidato se mantenía expectante a la espera del primer boletín, el cual –dicen– se quiso incidentar. Cuando se conoció ese primer reporte, hubo una reunión en las habitaciones de Miguel Vargas para decidir qué hacer ante el hecho consumado, y anunciado oficialmente por la Junta Central Electoral, de que había sido vencido en la jornada electoral El grupo de siete, ocho o nueve personas, entre los que se contaban tres asesores extranjeros, no tuvo una sola opinión. Hubo discrepancias, pero al final se impuso el espíritu noble de Vargas, que reconoció su derrota, aun cuando no felicitó a su contrincante como una forma de mantener distancia y protestar por lo que llamó “el más descarado uso de los recursos del Estado”. Cuando llegó al local, lo recibieron al grito de ¡fraude, fraude…!, creyendo que venía en son de lucha, pero la lectura del documento asumiendo los resultados del tribunal de elecciones, fue un balde de agua fría que provocó una desazón de esas que no se curan en una noche. Los días siguientes han sido de calma, y ahora se ve la perspectiva del partido, y se juzga que no es tan mala como se percibió en principio. Un 40% es un40%...

EL GAZAPO.- Danilo Medina estuvo rehuyendo la prensa, aun cuando se encontraba con los reporteros a cada momento en funerales que asistía, o era invitado a los conocidos programas de panel. Sin embargo, cuando consideró que era tiempo de salir no quiso hacerlo de forma anónima, sino muy al contrario, como un candelero. Pero no como uno simple de esos que se usan en las iglesias y sostienen una o dos velas, sino como los que utilizan los hombres de mar para pescar en medio de la noche y que iluminan todo el derredor. Por eso se anunció su hora y lugar de votación, de manera que su sufragio fuera cubierto como se hizo con los diferentes candidatos. Un poco de figureo nunca hace daño a un político, mucho menos si se trata de uno que tiene planes de relanzarse. No obstante, hay que decir que no todo fue tan bonito, puesto que hubo gazapos que corregir. La primera información fue ofrecida por su vocero en la campaña, Roberto Rodríguez Marchena, quien hizo reaparecer a Medina con un hacha en la mano, ya que recordó que había enfrentado al presidente, y que al término de la contienda declaró que fue vencido por el Estado, que era como abrir heridas que debían mantenerse cerradas. Esa nota de prensa se publicó en los periódicos digitales, pero en los impresos fue sustituida por otra más inocua…

Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana