|
loyda peña
| |
Miércoles, 21 de Mayo de 2008
|

La detención del ex general Jorge Radhamés Zorrilla Ozuna el día de las elecciones, pareció ser una medida “extralimitada” de la Junta Central Electoral (JCE), y de poca relevancia para la prensa nacional, por el corto espacio de tiempo que pasó entre ser investigado y despachado a su casa.

Sinembargo, no lo fue.

Justo en medio de los sufragios  estuvo a punto de generarse en el país una crisis de impredecibles consecuencias, y sólo pudo ser evitada por la rápida acción de la JCE, que alertada por el jefe de la Policía Electoral, general Pedro A. Cáceres Chestaro, ordenó el apresamiento del alto  militar retirado.

Fuentes oficiosas que hablaron para HOY, revelaron que a Zorrilla Ozuna se le venía dando seguimiento desde tempranas horas de la mañana, porque se tenían informes fidedignos de que “la acción” comenzaría cerca de la hora del cierre de los colegios.

“La situación era altamente peligrosa, pues los peledeístas estaban también artillados hasta los dientes para repeler cualquier agresión; se sabía que en el vehículo del general (Zorrilla) no había armas, sino que estaban en otros vehículos que le seguían atrás”, narraron las fuentes.

Señalaron que tanto perredeístas como reformistas contaban con armas de diferentes calibres y “de no tomarse esa decisión (apresar a Zorrilla) a tiempo, aquí no se sabría lo que habría pasado. Toda esa situación ha pasado desapercibida debido a la rapidez conque se dieron los resultados de las elecciones, que también se trató de evitar.”

Zoom
La Detención

La detención del ex jefe del Ejército Nacional Jorge Radhamés Zorrilla  Ozuna se produjo alrededor de las 3:00 de la tarde del día 16, en la provincia Santo Domingo Este, por donde se desplazaba junto al doctor Rafael Suverbí Bonilla. Días antes de las elecciones, Zorrilla Ozuna había aunciado la formación de un grupo armado para defender los votos del PRD en las urnas.

Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana