|
Melbin Gómez
| |
Viernes, 14 de Septiembre de 2018
|

Hace veinte años, José Julio Ventura fue desalojado de las cercanías de las presas Jigüey y Aguacate y fue asentado en la comunidad de Hato Damas, en San Cristóbal.

Con el paso de los años, José Julio no había recibido el títulos definitivo de propiedad del terreno en que había sido asentado.

José Julio cuenta que tras asentarse en Hato Damas sembraba plátanos, pero que esa actividad no le dejaba suficientes beneficios. Lo cual, junto al tema de la propiedad de los terrenos le preocupaba. Junto a otros productores decidió sembrar cerezas, aunque necesitaban incrementar la producción.

Narra que tras una Visita Sorpresa, el presidente Danilo Medina autorizó la entrega de los títulos de propiedad a productores de cerezas, mangos y aguacates de la comunidad.

Tras obtener su título definitivo, José Julio ha podido recibir financiamiento para su proyecto y ha incrementado la producción de sus cultivos de cereza.

Olimpio Muñoz Nolasco es nieto de Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó), defensora de los derechos del campesino en el país, quien fue asesinada luchando contra el despojo injustificado de tierras a residentes en Hato Viejo, Yamasá, durante el segundo gobierno de Joaquín Balaguer en 1974.

Olimpio recibió su título de propiedad en abril de 2017. En ese acto, 1,535 parceleros del asentamiento Sierra Prieta II, en Yamasá, recibieron sus títulos.

Olimpio cuenta que ya adquirió un financiamiento para su negocio, el cual ha ido pagando satisfactoriamente.

En los últimos cuatro años, el Gobierno ha entregado 45 mil títulos de propiedad en beneficio de más de 174 mil personas, quienes tienen seguridad jurídica de sus respectivas tierras.

José Dantés Díaz, director de la Comisión Permanente de Titulación de Terrenos del Estado, considera que con la entrega de los títulos de propiedad se da respuesta a una deuda social que el Estado tenía con los campesinos desde hacía décadas.

Indicó que con esta política del Estado se empodera a los campesinos fortaleciendo sus unidades productivas.

El programa de entrega de títulos de propiedad significa además un gran alivio para las personas en el tema económico y de tiempo.

Dantés Díaz explicó que un proceso para la adquisición de un título de propiedad en el sector privado le podría costar a una persona hasta cien mil pesos, pero que gracias al programa del Gobierno las personas se ven liberadas de trámites que pueden tardar hasta dos años.

Perspectiva Ciudadana