|
|
Lunes, 06 de Abril de 2009
|

Las dos fotos que hoy publicamos proceden del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid y prueban que en lo esencial, con setenta años de diferencia, que se cambian los vestuarios, se cambia la tecnología en donde llevarla a cabo, pero la liturgia de la siesta permanece inalterable.


Año 1930: Siesta en Carro Madrileño



Año 2000: Siesta en Andamio


Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana