|
Pedro Luis Castellanos
| |
Lunes, 30 de Abril de 2012
|

Hablo inglés, estudio idiomas  en la UASD y hasta ahora he sido buen estudiante. El próximo julio iré a Estados Unidos a perfeccionar mi  inglés, es un premio que me gané por ser un buen estudiante.  Siempre me esfuerzo por ser el primero,  me  decía Domingo, un joven de unos 19 años tal vez, mientras  atendía nuestra mesa, servida de deliciosas “minutas”, en  un restaurante rústico de Sabana de la Mar. Estudio en Hato Mayor y cuando termine me gustaría quedarme por acá, no me gustaría vivir en la capital u otra ciudad grande llena de contaminación, prefiero la vida tranquila de nuestro pueblo, donde todos nos conocemos y somos amigos. Hablaba con una dicción agradable, una sonrisa sana y un léxico que me sorprendió por su riqueza.

Mientras intercambiábamos con Domingo, fuimos reconociendo características que nos parecieron comunes  en los jóvenes del lugar con quienes tuvimos oportunidad de conversar. Buena dicción, seguridad en si mismos y un aire de orgullo local no agresivo.

Este próximo año quiero empezar mis estudios de Geografía en la UASD en Hato Mayor…terminé el bachillerato hace muchos años, en el  ´99, pero usted sabe como es la cosa…ya deposité los papeles, gracias a Dios, comentaba Rafael,  joven  en los 29 años, después que había cumplido su jornada de guía para visitantes en rutas ecológicas por vía marítima y terrestre en Los Haitises.  Nos había sorprendido  el nivel de información que manejaba y la destreza con que la transmitía a los excursionistas - no todos ellos atentos ni  muy respetuosos-  con una clara vocación ecologista y conservacionista  de nuestras riquezas naturales,  antropológicas y espeleológicas. Nos impresionó su actitud humilde, cortés, educada,  y al mismo tiempo digna, orgulloso de su tierra. Formo parte de un grupo ecologista de Sabana de la Mar, y también he estado relacionado con el Espeleogrupo a nivel nacional, dijo en algún momento en que indagamos curiosos posibles fuentes de sus conocimientos y actitudes. 

Me gustaría terminar  los estudios de Geografía y seguir por la rama de los Recursos Naturales. También desearía poder quedarme a vivir en esta tierra y contribuir a desarrollar sus potencialidades  con el ecoturismo. No creo que me gustaría vivir en una gran ciudad, afirmaba Rafael en un momento de conversación mas privada.

Estudio Derecho en la UASD en Santo Domingo, viajo dos días a la semana desde Sabana de la Mar. Gasto alrededor de 500 pesos  de pasaje en cada viaje. Trabajo en este restaurante del hotel, porque me permite ganar para cubrir los gastos y me dan un horario semanal para estudiar, aunque solo puedo coger una o dos materias y así no avanzo casi, nos dijo Olga.  Preferiría estudiar en la UASD en Higuey, allí comencé pero es muy difícil transportarse desde acá para llegar a tiempo a las clases, es mas caro y lejos pero es menos difícil transportarse a Santo Domingo, aunque a veces llego retrasada y a veces paso trabajo para regresar porque pierdo la ultima guagua.

Olga, joven menuda y diligente, de unos 24 años, hablaba con una destreza lingüística que nos impresionaba. Quiero terminar y quedarme a vivir por acá. Si puedo preferiría no ir a vivir en la capital. 

Encontramos muchas cosas en común en estos tres jóvenes no directamente  relacionados entre si, en Sabana de la Mar. Todos ellos son trabajadores y perciben los estudios universitarios como una puerta hacia mejorar sus condiciones de vida, todos ellos preferirían seguir viviendo en Sabana de la Mar y contribuir a elevar la calidad de vida de sus moradores, pero todos dudan si habrá oportunidades para lograrlo. Todos hacen grandes esfuerzos y sacrificios para continuar los estudios. Todos son jóvenes que traducen cierto orgullo de ser sabanalamarinos y sienten apego por su tierra y sus gentes. Todos estudian en la UASD.

¿Cuántos jóvenes, como estos, podríamos encontrar en cada municipio del país?  Podríamos aprender mucho sobre las oportunidades que necesitamos desarrollar para la juventud, sobre las capacidades que necesitan y desean desarrollar.

El desarrollo local, a partir de los recursos y potencialidades propias de cada municipio, es una  orientación de política pública que el próximo gobierno, presidido por Danilo abordara con interés. Estos tres jóvenes ganan su sustento en actividades vinculadas al incipiente turismo que se desarrollo en Sabana de la Mar. Imaginemos que pudiera desarrollarse a mayor escala el turismo ecológico y respetuoso de la naturaleza en esta zona aledaña a Los Haitises, con toda su riqueza natural y arqueológica,  y frente a la bahía de Samaná, cuna de ballenas y delfines, y con una belleza incomparable.

Imaginemos una educación universitaria de calidad y vinculada a este desarrollo local, y una gestión pública eficiente, volcada a desarrollar estas capacidades y oportunidades para el turismo ecológico y el desarrollo de una oferta más variada y atractiva. Tiene razón Danilo cuando dice que de lo que se trata no es sólo de cambiar el rostro de nuestras ciudades sino fundamentalmente de cambiar el rostro de nuestra gente, llenarlo de alegría y entusiasmo por la vida y expresión de la esperanza de un futuro promisorio.

Perspectiva Ciudadana