|
Pedro Luis Castellanos
| |
Lunes, 07 de Mayo de 2012
|

La actual campaña electoral podría quedar inscrita en la historia como una de las que se ha caracterizado por menor número de hechos de violencia física. Aun cuando tenemos que lamentar al menos dos personas fallecidas en incidentes relacionados directa o indirectamente con el proceso electoral, resulta indudable que los esfuerzos de coordinación entre los diversos partidos, y el esfuerzo por lograr que en este proceso predominaran las propuestas programáticas, más que las agresiones, está dando resultados positivos. 

Ahora, cuando la campaña se acerca a su fin, y la gran mayoría de la ciudadanía ya ha adoptado una intención electoral a favor de alguno de los 6 candidatos presidenciales existentes, aun cuando las tendencias apuntan a una holgada mayoría favorable a Danilo Medina, es necesario continuar cultivando el clima de paz y tolerancia, estimular a la ciudadanía a votar masivamente el próximo 20 de mayo, y a respetar y hacer respetar los resultados emitidos por las Juntas y autoridades electorales del pais.

Podemos comprender que la campaña ponga en tensión las emociones de quienes aspiran que su candidato preferido resulte favorecido, pero necesitamos mantener estas emociones dentro de cauces de respeto a la diversidad y a las autoridades electorales. Promovamos que la poblacion acuda masivamente a votar, propiciemos y exijamos que se mantenga el clima de paz que ha predominado y que cada organización disponga las acciones necesarias para que los exaltados sean controlados, para que todos y todas acudamos a votar con el entusiasmo de quien aspira a ganar y ha hecho todo lo que estuvo a su alcance para que su opción resultara favorecida mayoritariamente por la voluntad popular, pero al mismo tiempo, reforcemos nuestra convicción democrática y nuestra disposición a aceptar, respetar y hacer respetar los resultados emitidos oficialmente por las autoridades electorales.

Aún quedan dos semanas antes del 20 de mayo. Podemos esperar que los partidarios de Danilo haremos todo lo posible por consolidar las tendencia que en las últimas semanas muestran una clara ventaja en la intención de voto. Igualmente podemos esperar que quienes no están siendo favorecidos mayoritariamente harán lo posible por revertir estas tendencias, y también tenemos que esperar que  estos esfuerzos de todos los partidos y movimientos electorales se prolonguen incluso hasta el día electoral, en aprestos para brindar apoyo a sus potenciales votantes, para observar y participar en los procesos de votación y de  conteo en cada mesa y Junta electoral. Lo que debemos exigir es que estos esfuerzos no alteren la paz y convivencia, el clima de tolerancia a la diversidad. Cualquier acto de violencia durante los días restantes de la campaña o durante el día de votación, debe ser evitado y si ocurriera debe ser repudiado. 

Pero una vez concluido el proceso de votación, lo que corresponde es esperar la emisión de los boletines oficiales de las autoridades electorales, respetarlos y defenderlos. Resulta comprensible que quienes no resulten favorecidos por la voluntad ciudadana mayoritaria no  se sientan entusiasmados por los resultados, pero cualquier manifestación de violencia, alteración del orden público, o intento de desconocimiento de los resultados, en estas circunstancias debe ser evitado.

Durante la campaña se ha confrontado ideas y propuestas. No obstante que, por circunstancias lamentables (negación del principal candidato adversario de Danilo) no se haya podido realizar debates entre los principales candidatos, pero aun así, la campaña de Danilo, desde su comienzo, ha tenido un marcado perfil propositivo, girando alrededor de las ideas de construir un nuevo modelo de desarrollo, para reducir las desigualdades y la exclusión social, y  una economía menos vulnerable y de crecimiento más estable. Este perfil de Danilo conllevo a que también el candidato adversario se viera en la obligación de formular propuestas.

Mantengamos este estilo predominantemente positivo y propositivo. Respetemos los esfuerzos de los adversarios. Mantengamos y contribuyamos a que el clima de paz continúe prevaleciendo, y demandemos lo mismo de nuestros adversarios.  Promovamos que la poblacion acuda masivamente a votar, y dispongámonos, como ciudadanos, a respetar los resultados emitidos por las autoridades electorales.

Perspectiva Ciudadana